BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS »

martes, 15 de septiembre de 2009

Capitulo 37: Descando

Capitulo 37: Descanso

Ryan se acercó lentamente a mi y yo me empecé a sonrojar muchísimo. La sensación que me producía tener a Ryan tan cerca era indescriptible. Cada vez estaba más y más segura de que era amor lo que sentía por él. Por esa persona dulce, comprensiva, cariñosa, divertida… Esa persona que yo describía como perfecta. Y es que, para mi, Ryan era esa persona especial que hacía de mi estomago un mar de mariposas. Por una parte me daba miedo estar enamorada por aquello de “el amor duele” y yo no quería sufrir más de la cuenta. Pero por otra parte no podía negar lo que ya era más que evidente: amaba a Ryan.
Mis pensamientos quedaron en un recuerdo cuando Ryan se sentó en mi cama y sentí su mano encima de mi cara, una caricia suya.
- No te preocupes por Martina, ella por desgracia es muy caprichosa. Ya nos pasaron cosas por el estilo con ella. Es buena chica pero cuando no tiene algo que pide se pone echa una furia. No quiero verte mal, por favor. – Me rogó mientras me acariciaba con tanta dulzura que me hacía sentir en las nubes.-
- Ry… Me siento fatal por lo que le hice, me siento como si la traicionara. Yo estoy ansiosa por ir contigo pero quizás… - Eché a llorar sobre él. Me apoye en su pecho y sentí su reconfortable olor que me consolaba como ninguno.-
- Escúchame bien Pris, Martina es así y no hay que hacerle. Si yo no voy contigo al baile no iré con nadie por que yo a quien amo con todo mi corazón es a ti y solo a ti Priscilla Liscolle. – Dijo levantándome la cabeza que tenía apoyada en su pecho. Me miró fijamente a los ojos con una mirada angelical y llena de ternura.-
Yo no sabía que decir ante sus palabras de ánimo y reconfortantes. Siempre me hacía sentir como si estuviera en una película o historia de amor.
- Gracias… Siempre eres así de lindo… - Suspiré y le abracé.-
- Te quiero de verdad, como nunca he querido a nadie. – Confesó y yo le abracé más fuerte.- Pero no quiero que te preocupes por lo de Martina. Mañana irás con April a comprar como quedasteis y no quiero una lágrima más.
Asentí y le miré a los ojos.-
- Gracias. – Repetí ante la duda de no saber que decir ni hacer.-
- No me las des por que tú, desdé el día que te conocí, lo eres todo. Te prometo que el sábado será tu noche especial y haré lo posible por que seas la chica más feliz. – Dijo con una sonrisa de satisfacción, como si tuviera algo ya planeado. –
- A tu lado todo es perfecto Ryan. – Me sonrojé ante mis palabras, nunca había sido tan romántica con nadie. Yo sí lo era pero me daba vergüenza demostrarlo. Pero con Ryan era distinto, él hacía que yo pudiera mostrarme como era. –
- Te amo. Mañana te pasa April a buscar y luego ya nos reunimos todos. – Dijo mientras me daba su cotidiano beso en la frente. Tan dulce como siempre. –
- Hasta mañana. – Le dije mientras él se levantaba de mi cama y se dirigía a la puerta.-
- Hasta mañana, que descanses. – Contestó mientras desaparecía por la puerta.-
Me puse a pensar en lo que había pasado con Martina y de nuevo me puse a llorar. Así que intenté no pensar en eso y pensar en otra cosa.
Jason vino a mi mente ya que dijo que vendría a verme y no lo cumplió ¿le pasaría algo? Espero que no…
Me sumergí un rato en mis pensamientos pero en seguida mi abuela apareció por la puerta.
- ¿Puedo? – Preguntó cariñosamente.-
- Claro abuela, pasa. –Le contesté. Ella se acercó lentamente hacía mi cama y se sentó en ella.-
- Ahora subirá tu madre con la cena. – Me comentó. Yo me alegré mucho ante su comentario por que me moría de hambre.-
- Estupendo, tengo mucha hambre. – Las dos reímos. – Es bueno volver a comer comida de casa después de estar en el hospital.
- Me alegro que estés de ánimos. – Se hizo una pausa en la que mi abuela me miraba detenidamente. – Hay algo que mi, ya no pequeña nieta, no me contó ¿verdad?
Una vez mas mi abuela no se equivocaba.
- Pues sí, no se te escapa una abuela. – Contesté con una sonrisa en los labios.-
- De mi pequeña no se me escapa ninguna. Ya sabes que tu abuela es una tumba. – Y era verdad, ella nunca contaría nada de lo que yo le contaba, ni si quiera a mi madre.-
- Ya lo se abuela.
- ¿Y bien? Ryan es más que un amigo para ti ¿verdad? – Dijo sonriente.-
- Nunca fallas abuela. Ryan es la persona más maravillosa que te puedes imaginar, siempre tan dulce y amable. Es el típico chico desinteresado y angelical que sale en las películas ¡pero él es real! Lo que pasa es que siento algo por él que hace de mi estómago un mar de mariposas pero no estoy segura de que sea amor y si lo fuera no estoy segura de querer sentirlo. – Le confesé con el rostro nuevamente enrojecido, pero mi abuela rió por lo bajo.-
- Amor, Priscilla, a eso se le llama a-m-o-r. A él se lo veo en la mirada y los gestos que esta perdidamente enamorado de ti, pequeña y tú, aun que no lo creas, también lo estas. Estoy tremendamente orgullosa de que mi pequeña se haya enamorado de un chico que vale la pena. Siempre me distes alegrías y veo que en una de las cosas más difíciles de la vida, como es el amor, también sabes escoger bien. Me alegro tanto Pris…
- ¡Ay! ¡Gracias abuela! Pero no se que hacer…
- Simplemente haz lo que te diga tu corazón que es más sabio. No te equivocarás nunca si sabes combinar la cabeza y el corazón y yo creo que debes amarlo como quieres hacerlo.
Iba a contestarle cuando apareció mi madre con una bandeja de comida por la puerta. Ella se acercó a nosotras y me posó la bandeja en la cama para comer. Traía unas crepes de verduras con una salsa vegetal, un refresco y una macedonia. Todo tenía muy buena pinta y los crepes me volvían loca. Comí todo mientras Michael se unía a nosotras. Los cuatro hablamos divertidamente hasta que yo acabe, me tomé el calmante para dormir y ya, al momento, me sentía cansada así que mi madre, Michael y mi abuela se fueron. Pero antes me dieron un beso y me desearon buenas noches y yo se los devolví. Mi abuela también me guiñó un ojo de complicidad.
Intenté conciliar el sueño pero me costó mucho. Tenía tantas cosas en la cabeza: Ryan, la cita, el baile, el vestido, Martina, Jason, Moly… Eran tantas cosas en las que pensar que el simple cansancio se dejó llevar hasta caer rendida.
No soñé nada que pudiera alterarme así que me alivié mucho. Pero lo que no me esperaba es que el día siguiente pasaran tantas cosas inesperadas.

Siento cortaro así pero quiero decir que el 38 y 39 serán unos de mis favoritos SIN DUDA.
Gracias por todo y como siempre que si mañana hay movimiento subiré el38 que lo estoy deseando jejeje.
besos!!
Priscilla (:

6 imaginaciones*:

Gaby ;) dijo...

Aaaaaaaaaaaaaay amoamoamoamoamoamo tu historiaa *.* es ultra bueno ayaya qe tierno el Ryan !! siempre lo he amado xdd yay besitoos Pris Cuidatee

Anónimo dijo...

*ryan es tan lindo q beello... ♥_♥ lo adoro espero q subas pronto en esta y en tu otra novela q tambien me encanta
BEXOS...KAREN

Andrea dijo...

Ryan me encanta,yo quieroo un ryan en mi vida!! pero que no le cambia nada ni de fisico ni dee interior ejeje que pasra mañana por diossS"!!

Arya dijo...

Me enamoré de Ryan... mmmmmm
Weno, perdon por no comentar antes, estuve ocupada ¬¬
Dime que subirás pronto, porfaa!
Besos :)

-martaa''' dijo...

sube el 38!!!!!!!!!!!!!!

yaa!! es una orden muajajaja tengo como rehén al polo sur!


soy sara =)

Anónimo dijo...

Me enacanta el capii !! Esperon que salgan Ryan y Pris .. Sube pronto pliiiss que me encanta y me quedado con la intriga !!
Bsss..