BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS »

jueves, 20 de agosto de 2009

Capiulo 23: Descubierta

Ryan acarició mi frente suavemente y formuló mi nombre lentamente. Yo no contesté. La mano de Ryan me quemaba la piel con dulzura, me encantaba cuando me tocaba o me cuidad. Realmente lo que sentía por Ryan no creo que fuera solo amistad… La sensación de tener a Ryan cerca era como si todo se parara, todo estuviera en calma y solo existiera él con sus gestos tan dulces hacía mí, con su mirada angelical, su sonrisa inocente, sus palabras de ánimo, su compresión… Para mí todo él era perfecto, como un sueño… Como si no fuera real, como una persona así fuera imposible que apareciera en mi vida. Pero era real, estaba aquí, conmigo… y me estaba tocando la frente preocupado por mí y yo no paraba de pensar en él pero ya era hora de hacer algo.
- ¿Pris? ¿Estás despierta? – Seguía con su dulce mano en mí frente.-
- Sí, me acabo de despertar.- Mentir no se me daba nada bien pero tenía que hacerlo, no había otra.-
- ¡Buenos días! – Río April. Parecía que no se dieron cuenta de mi “mentira” y eso me tranquilizó mucho.-
- ¿Cómo te encuentras? – Me dijo Ryan sin quitar la mano de mi frente. Su rostro estaba tan cerca del mío que podía sentir su aliente frío en mi cara. Parecía un cuento tenerlo tan cerca, a unos centímetros. Podía ver sus ojos con claridad. Sus ojos de color azul verdoso que producía esa mirada angelical que tanto me gustaba. Estaba tan cerca de mí que con solo alzar un poco el cuello podría besarle, sentir sus labios dulces con los míos y poder tenerlo tan cerca como nunca… Pero era una locura así que intenté por todos los medios quitar esa imagen de la cabeza y me centré en contestarle.
- Bien, estoy algo aturdida. – Eso era verdad, el sedante me había dejado medio cuerpo dormido y no estaba al cien por cien.- Me siento bien, no me duele nada pero tengo medio cuerpo dormido.
Ryan se aparto un poco de mi al ver que April nos miraba como si estuviera diciendo que tenía razón. Era un poco incómodo estar tan pegados y con April delante, mirándonos. Pero tener a Ryan tan cerca me hacía sentir tan bien que me daba muchísima rabia que se apartara de mí…
- Es normal, los sedantes es lo que tienen. No te preocupes que mañana si todo va bien ya estarás en casa. – Ryan cogió mi mano y me sonrió.-
- Si, lo estoy deseando. Echo de menos mi cama y mi habitación. Estoy harta de este lugar, no me gusta. – Reconocí.-
- ¡Menos mal que solo llevas unas horas! – Bromeó April.-
- Sí… Gracias por estar aquí, conmigo. Me hacéis mucha compañía y me animáis un montón. Sois geniales, gracias.
- Pris eres nuestra amiga y si estuviéramos en otro lugar, que no sea esta habitación de hospital, estaríamos muy mal por no estar contigo ahora. Este es el mejor lugar para estar bien los tres ¿a que si? – Dijo Ryan mientras me miraba y luego apartaba su mirada angelical hacía la de April para que contestara.-
- Ni lo dudes, no te librarás de nosotros tan fácilmente. – Volvió a bromear ella.-
El carácter de April era admirable. Siempre sacaba el lado bueno a las cosas y era tan comprensiva que te hacía sentir como si estuvieras hablando con tu alma gemela. Si algún día me sentía mal ella estaba ahí para sacar la mejor de sus sonrisas. Y ahora, en el hospital, verla allí, a mi lado, me hacía sentir muy bien por que al estar con ella no había momento para deprimirse. Siempre pillaba las cosas a la primera, por ejemplo: se había dado cuenta de lo que sentía por Ryan sin tener que decírselo. Ella sabía lo que quería decir con solo mirarla, era como si pudiera leerte la mente y comprenderte. Sin duda, ella era el prototipo de mejor amiga que se podía tener.
- ¡OH! ¡Se me olvidó! – Exclamó April mientras se dirigía a donde había dejado su chaqueta y rebuscaba en los bolsillos. Ryan y yo la miramos muy extrañados y hasta preocupados.-
- ¿Qué pasó April? – Pregunté yo preocupada. Ella no contestó y siguió buscando como una loca-
- ¿April? – Insistió Ryan al ver que seguía sin contestar.-
- ¡Aquí estas! – Sacó su móvil del bolsillo derecho y lo alzó en la mano como si fuera un trofeo. Empezó a reírse como si hubiera ganado algo.-
- ¿Te ha sentado algo mal para volverte loca? ¿Qué te pasa? – Le dijo Ryan con cara extraña.-
En ese momento me di cuenta que Ryan aún tenía su mano sobre la mía. Él parecía no darse cuenta y eso no me importaba en absoluto. Su mano era cálida y suave, como siempre. Me encantaba estar cerca de él, aun que solo fuera por las manos.
- Le había dicho a Alex que le llamaría a las cinco ¡y ya son las seis menos veinte! ¡Me va a matar! ¿Cómo no me avisasteis? – Repuso April buscando en el móvil el número de Alex.-
- ¡Nosotros no sabíamos nada! – Le dijo Ryan resignado.-
- ¡Ya, ya! Bueno ahora ya está.- Le contestó April risueña.-
- April si quieres me pongo yo al teléfono y le dejo claro que estoy bien. –Le dije con otra sonrisa.-
- ¡Claro! Así lo oye él de tu boca que ya estás mejor. Ahora te lo pongo.- Se puso el móvil en la oreja para hablar.-
Ryan y yo nos quedamos en silencio para que April pudiera hablar bien.
Empezó a hablar con Alex con un tono normal mientras yo miraba la mano de Ryan que se enlazaba a la mía con delicadeza. Él miraba a April como hablaba con Alex pero en un momento me miró a mi y yo a él. Estaba con rostro sereno y feliz.
- ¿No te parece que tardan mucho tu abuela y Jason? – Era verdad, no habían vuelto y eso era muy raro. –
- Me acabo de dar cuenta ahora ¿estarán bien? – Le contesté angustiada.-
- Seguro que sí, no te preocupes. Si tardan mas los voy a buscar ¿vale?
- Gracias, de verdad Ryan eres muy bueno conmigo. – Le sonreí muy sonrojada por el momento. April estaba sumida en la conversación con Alex y Ryan y yo era como si estuviéramos “solos” y eso hacía que mi corazón se agitara como nunca.
- De nada. – Sonrió alegre y entonces su rostro cambió.- Tengo la ligera impresión de que no has dormido nada, ni con los sedantes. Estoy casi seguro de que estuviste despierta todo el tiempo ¿sabes?
Mi corazón no paraba de dar latidos que parecían romper mis costillas magulladas. ¿Se había dado cuenta de que estuve escuchando? Me estaba muriendo de vergüenza, mis mejillas se llenaron de un color rosado y yo agaché la cabeza para que no se me viera.
- ¿A… a… q… que… viene… eso? – Me costaba muchísimo hablar por los nervios la vergüenza de que pudiera darse cuanta.-
- Mientes fatal ¿sabias? Pero no se si ahora es el momento. – Me sonrió haciendo que mi rostro se juntara con el suyo.-
Cuando le iba a contestar, April me acerco el teléfono para hablar con Alex.
- Salvada por la campana. – Dije para mis adentros.-
Respiré profundamente. El vuelco que me había dado el corazón era muy evidente y se vería reflejado en mi voz. Tenía que tranquilizarme.
- Toma Pris, es Alex. – April me ofreció el teléfono y yo lo cogí con una mano temblorosa.-
- Hola Alex. – Saludé nerviosa por lo de Ryan.-
- Hola Pris ¿Cómo estás? – La voz de Alex rebosaba alegría y a mi me tranquilizó un poco.-
- Bien, ya me siento mucho mejor, gracias
- Siento mucho no haber ido cuando estabas despierta pero para ir al hospital necesitaba traslado ya que con la bici no podía y mis padres trabajaban así que no podía ir. Lo siento muchísimo.
- No pasa nada, tranquilo. – Le hablaba alegre para que no se preocupara.- Si ya estoy bien y mañana seguramente esté en casa.
- ¡Sí! Ya me dijo April. Me alegro un montón. Si mañana estás en casa ¿te parece si a las seis te voy a ver? Si estas aún en el hospital te iré a ver sobre las siete por culpa del traslado.
- ¡Vale! ¡Estupendo! – Le contesté entusiasmada por la idea.-
- Llevaré a Martina que esta más preocupada la pobre, casi le da algo cuando te vio tirada en el suelo y no pudo ir por el examen que tenía mañana.
- Me parece genial. Tengo ganas de veros. Dile a Martina que no se preocupe, que no es nada grave y que le salga muy bien el examen.
- No te preocupes, se lo diré. Me dijo que te llamó al móvil pero que lo tenías apagado así que ya se lo digo yo todo. Tenemos muchas ganas de verte y ver que estas sana y salva.
- Yo también tengo muchas ganas de veros. Pero mañana ya os daré un abrazo muy grande.
- ¡Y nosotros otro aún mas grande!
- No lo dudo – Solté una carcajada.- Mañana nos veremos ¿entonces?
- Por supuestos.
- ¡Pues hasta mañana Alex! Un beso muy grande.
- Otro mas grande, cuídate Pris.
Colgué el teléfono y se lo devolví a April que lo guardo en la chaqueta. Mientras ella iba hacia donde la tenía, Ryan se acercó a mi oído y me susurro:
- Te falta responder a mi afirmación. Estoy seguro de que llevo razón. Encontraré el momento para que respondas a mi pregunta.
Lo dijo con una sonrisa pero se le veía que no lo iba a olvidar tan fácilmente. Cuando apartó la boca de mi oído, me dio un beso en la mejilla con delicadeza. Eso hizo que mi cara ardiera por la vergüenza. Ryan tenía cosas que no entendía pero me encantaban, como esta.
En ese momento mi abuela, Jason, Michael y mi madre entraron por la puerta.
Mi madre me preguntó que tal estaba al igual que a los demás. Le contesté lo de siempre y April le puso al tanto de que viniera el médico etc. Mi abuela comentó que tardaran tanto porque encontraron a mi madre con Michael y estuvieron hablando y se les retrasó la hora. Luego nos pusimos a hablar como siempre hasta que dieron las ocho y media y mi abuela le ofreció a mi madre para que fueran Michael y ella a cenar y poder pasar mejor la noche, y de paso llevar a cabo la idea que tenía con lo de Moly. Mi madre no puso pega ninguna y me dio un beso en la frente y me dijo “vengo ahora” mientras se iba por la puerta con Michael que también me dio un beso. Entonces, cuando mi madre abrió la puerta, apareció la enfermera con la bandeja de la cena.
Yo odiaba la comida del hospital, sabía fatal y apenas tenía sal, ingrediente que a mi me encantaba. En la bandeja de comida con un puré de patatas y una especia de revuelto con verduras. Cuando lo vi puse cara de que no lo quería y Ryan se sentó a mi lado y apoyó sus manos dulces sobre mis rodillas magulladas, una mas que otra, pero magulladas. Me puso una sonrisa y me dijo que debía comer para salir de ahí así que empecé a comer las verduras que sabían asquerosas pero una voz hizo que parara de comer. Era mi abuela. Me di cuenta en ese momento que ya estábamos los cinco solos para hablar de lo de Moly. Mi abuela fue la primera en hablar, y lo que me dijo no me lo podía creer…



El final quedó un poco extraño pero no sabía como explicarlo ya que el 24 descubrirá muchísimas cosas muy interesantes. Siento dejarlo así pero no habí otra manera para no desvelar cosas del 24 en el 23 :( Os prometo que el 24 os dejará muchísima intriga (:

Gracias a las 5 personas que me postearon en el capitulo 22. Ese capitulo era mi favorito (junto al 14) y me hizo mucha ilusión recibir vuestros comentarios :D

No tenía pensado subir hoy por culpa del escaso movimiento que tuvo el blog pero me decidí a subir por las 5 personas de ayer. Si mañana sigue como hoy dejare el 24 para pasado o para cuando haya algo de movimiento sino no es justo ;)

Gracias a Miranda por lo que dijiste, me emocionó muchísimo, gracias ^^

También gracias a L*, Gaby, Aria y todos los que siempre estaís ahí, pendientes de mi historia :)

Muchos besos y, como siempre, espero que os guste.

Priscilla (:

P.D: Si podeís pasaros por mi otro blog, necesita vida porque sino lo tengo que cerrar y me da mucha pena: http://cuento-sin-hadas.blogspot.com/ Muchas gracias.

Estos blogs estan empezando y tampoco tienen mucha gente, si os podeís pasar os estaré muy agradecida ya que sus historias son GENIALES:

http://burninupstory.blogspot.com/

http://yoteamaresiempre.blogspot.com/

http://fantasticlittleworld.blogspot.com/

http://diariodeilee.blogspot.com

Gracias!!!

4 imaginaciones*:

Gaby ;) dijo...

Aaaaaaaaaaaaaaaaw me encanta me encanta me encantaa!! Esta muy buena la historiaa
Ya quiero que el Ryan te bese :$ jaja Bueno Cuidatee :) y Porfa no cierres el otro bloog ! me encanta tambien :)

Andrea dijo...

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhh me encantaaa.Te gusta Ryan ves si yo lo sabia jejeje :D ke 'pasara en el siguiente por diooosss

Anónimo dijo...

Como siempre... GENIAL, ME ENCANTA!!! Estos últimos capítulos me estuvieron matando de intriga!! Pero... mi capítulo favorito va a ser cuando le afirme a Ryan que estuvo escuchando todo, y cuando SE BESEN!!! jeje

Besos!

L*

P.D.: ME ENCANTAN LAS DOS HISTORIAS!!!

Miranda dijo...

DE NADA,PRIS!!!!!
s la verdad,a si que...sigue asi!