BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS »

lunes, 24 de agosto de 2009

Capitulo 26: Salvada

El mensaje era de April. Decía:

Perdona que te moleste Pris pero quería avisarte que mañana llegaré un poco mas tarde a tu casa, como una hora. Ryan me recordó que tenía que hacer un trabajo para matemáticas y sino me suspenderán. Además estoy casi segura de que Ry quiere hablarte a solas ¡no te olvides de contarme! Mañana te veo, cuídate. Buenas noches, April.

Cuando leí el mensaje de April, una sonrisa involuntaria invadió mi rostro. ¡Ryan había solucionado lo de April como había dicho! No es que dudara de él pero me parecía una misión imposible que April no viniera a verme como había prometido, cambiar una idea de April era casi misión imposible. Pero él lo había conseguido, había echo que nos quedáramos a solas. Cuando formulé esa ultima frase, una sensación de nerviosismos invadió mi cuerpo ¿Estar a solas con Ryan para hablar, era bueno o malo? No estaba nada segura de la respuesta, el tema de Ryan me traía de cabeza. Estaba muy confundida.
Pronto las pastillas hicieron su efecto y me quedé dormida. No profundamente ya que la cama no era muy cómoda y el ambiente no era agradable. Pero sí pude dormir tranquilamente y, además, sin sueños extraños.
La claridad de la mañana me cegó los ojos. La luz entraba por la única ventana que tenía la habitación, pero era suficiente para dar plena claridad. Abrí los ojos y vi que mi madre ya estaba despierta.
- Hola cariño, buenos días ¿Cómo te sientes?- Me habló dulcemente.-
- Buenos días mamá. Estoy…- La verdad es que no sabía como estaba, mi cuerpo aún estaba medio dormido.- Estoy bien.- Dije al fin.-
- Me alegro. Pronto llegará el médico para llevarte a la sala de rayos y hacerte una radiografía de la costilla y la pierna herida.
- Estupendo…- Dije con sarcasmo evidente.-
- Venga Pris, si esta prueba sale positiva ya nos podremos ir a casa. No lo pongas difícil ¿quieres?
- Esta bien, mamá… ¿Cuándo traerán el desayuno? – La verdad es que tenía hambre. La cena de la noche anterior no me llegará a mucho y mi estómago rugía.-
- Ahora mismo, creo que ya están aquí.- Mi madre miró hacía la puerta donde se veía como entraba una enfermera con la bandeja y su “buenos días” en la boca. Dejó la bandeja encima de la mesa que había al lado de mi cama y se fue.
Abrí la bandeja para ver que traían de desayuno. Había un tazón de leche con unos cereales al lado. También había dos magdalenas y un zumo de piña. No tenía tan mala pinta como me lo imaginara así que empecé a comer ansiosamente. Mi estómago agradeció que por fin le diera algo de comer y yo me sentía con más fuerzas.
Al rato vino el médico con una enfermera y dijo que era hora de irnos a la sala de rayos.
Me monté en la silla que traía con él y mi madre se puso a mi lado. Llegamos a una sala muy amplía donde habían varias personas esperando su turno. La sala era de un color beige claro y unas sillas de plástico negras. Luego tenía tres puertas donde a veces salían unas enfermeras que llamaban por el nombre de los pacientes. El médico dijo que esperáramos nuestro turno mientras él iba a arreglar unos papeles sobre mí. Cosa que no me gustó nada… Al rato una enfermera me llamó.
- ¿Priscilla Liscolle por favor? – Dijo la enfermera que salía de la segunda puerta.-
Mi madre se levantó y me dirijo hasta la puerta. No me gustaba nada andar en esa “sillita” porque me sentía inútil.
- Yo te esperaré aquí, cariño. La abuela vendrá ahora y así sabe donde estamos ¿te las arreglas? – Me dijo mi madre mientras me dejaba con la enfermera.-
- Si mamá, no te preocupes. – Le contesté.-
- No se preocupe señora, no tardaremos mucho. – Le dijo la enfermera mientras me metía en la sala.-
La sala era oscura y fea. Tenía una camilla con una máquina encima que no me inspiraba confianza.
Yo solo estuve una vez en una sala de rayos. Esa vez era cuando tenía diez años y me cayera. Aún vivía en Verona, o sea que apenas me acordaba.
La enfermera me ayudo a incorporarme, aunque no hacía falta, ella insistió, y me acosté en aquella horrible camilla.
- Estate aquí muy quieta mientras te hacemos las radiografías y ya estarás otra vez a fuera. – Dijo ella mientras se iba hacía la puerta que daba a otro lugar desconocido para mi.-
Me quedé quieta en aquella camilla. Ese lugar me recordaba a las películas de terror, a las salas de “operaciones”, que tenían los psicópatas. Ese recuerdo me produjo un escalofrío tenebroso. Pero, por suerte para mi, pronto acabamos y me vi de nuevo a fuera con mi madre y mi abuela que acaba de llegar.
- Hola pequeña ¿Cómo estás? – Me saludo mi abuela tiernamente.-
- Bien, me acaban de hacer las radiografías esas y estoy deseando irme para casa.- Repuse deseosa.-
- Ahora voy a hablar con el médico. Te quedas aquí con la abuela ¿vale? – Me dijo mi madre mientras me daba un beso.-
- Vale mamá pero por favor no dejes que me dejen aquí dentro más días.
- Te quedarás aquí los días que haga falta Pris.
- ¡Mamá!
- Elisabetta ve ya a hablar con el médico y dejaos de discutir. – Contestó mi abuela mientras le dirigía una mirada a mi madre.-
- Vengo ahora. – Y mi madre desapareció por los pasillos.-
Yo charlé animadamente con mi abuela de cosas sin mucha importancia. Me encantaba hablar con ella porque tenía una forma de entenderme muy especial. Pero mi madre no tardó mucho en regresar del despacho del médico.
- ¡Mamá! – Le grité animada de verla.- ¿Qué te ha dicho? ¿Puedo irme ya a casa?
- Me dijo que puedes irte si guardas reposo durante dos días. Nada de ir al colegio, ni de salidas con los amigos, ni de paseos, ni de esfuerzos ni de nada de nada. Te tienes que quedar en cama para descansar el golpe que te llevaste en las costillas y el esguince de la rodilla. Yo le dije que te llevaba para casa pero cumpliendo esas condiciones ¿eh? – La verdad es que las condiciones no me parecían exageradas… Me esperaba otra cosa y estaba contenta al saber lo que le había dicho.-
- ¡Estupendo! ¡Haré todo eso con tal de ir para casa! – Contesté animada. Mi abuela y mi madre se rieron ante mi respuesta.-
- Pues nos vamos ya. Michael esta llegando para recogernos. Vamos a la habitación a coger tus cosas. – Dijo mi madre mientras empujaba la silla.-
Con todo el ajetreo de la mañana, me di cuenta que ya eran las 12:30 y la verdad no pensaba que fuera tan tarde ya.
Subí a la habitación y me arreglé con las ropas que tenía. Al ponerme de pié me dolió un poco la rodilla y las costillas me tiraron pero pronto recobré el equilibrio apoyándome en el lavabo. Luego salí hacia la habitación donde no había nadie. Seguramente ya estaban en el pasillo porque había llegado Michael. Intenté dirigirme hasta allí pero me falló el equilibro y estuve apunto de caerme. Me caería sino es porque unas manos fuertes me sujetaron al vuelo. Cuando me di cuenta de que no estaba en el suelo racioné girando la cabeza y ver el rostro de quien me había librado de una caída que, seguramente, haría que me quedara un día más en aquel hospital. ¡Cuando vi aquel rostro no me lo podía creer, mis ojos me fallaban, era imposible!



Vaya nadie acerto de quien era el mensaje jejejeje. Espero que os guste este capitulo y solo os digo que "no es evidente" a ver que haceís con eso (: El capitulo 27 es SORPRENDENTE pero el 28 le gana jeje.

Muchas racias por los 6 comentarios. Como siempre, si hay movimiento subo por la noche y sino mañana o cuando lo haya ;) G R A C I A S

También os quería hablar de mi amiga Amy que acaba de abrir un blog con historias de miedo y aun no tiene mucha gente. Si os podeís pasar y ver que tal, seguro que os guste :D http://be--afraid.blogspot.com/
Si os pedeís pasar por mi otra historia (ahora subiré aquí) que estoy empezando, muchas gracias:
http://cuento-sin-hadas.blogspot.com/

Espero que os guste y no defraudaros ^^

Besos!!!

Priscilla (:

9 imaginaciones*:

amy. dijo...

:D
te quieeeeeeero:)

Arya dijo...

Uummm...
Yo creo k es Ryan o Moly... xD
Pero nunca aciertoo, ja ja ja
Stoy deseando k publiqes ahora mismo el 27!!
Besos

Val* dijo...

Yo creo que se quien es ;), pero no voy a decir nada!!
Jeje, ya sabes que me encanta, es una de mis historias favoritas!!
Me E-N-C-A-N-T-A!!
Besos
Val*

Andrea dijo...

Creo que se quien es pero no estoy del todo segura,asi que mejor me callo y no te digo quien es jejeje ^^ Beunop te lo digo puede que sea jason¿?

solo puedo pensar en ti dijo...

mmm ryan, hector o jason o alex! ahrre que decia los nombres de todos los chicoss!
hay ryan ryan el chico de los sueños de cualquiera... :S lastima que no existen =(
Me encanta tu historia!
Sube pronto si?
Besos

Gaby ;) dijo...

Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaw quien era ! por qe me dejas con la duda 77 malaa jkasghd xd Bueno me encantan tus dos historias
Besitoos Cuidatee!

P.D: No pude comentar en el otro blog, quiza por la plantilla o algo asi u.u pero me encanto el cap, estaba muy muy bueno :D

Anónimo dijo...

AAAAA!!!!!!! Quien es?!?!?!?! Se me cruzan muchos!!! Puede ser... RYAN, JASON O ALEX!!!! Pero no se... jaja. Como siempre... AMO ESTA HISTORIAAA!!!

Besos!!!

L*

(Ahora me voy a leer la entrada de la otra historia ji ji) =P =D

Anónimo dijo...

Hola! Otra vez yo! jeje

Te quería decir, que en tu historia de Cuento sin hadas, no se puede comentar... por lo menos yo no puedo... Pero te digo que me encantó! Me dejó MUY INRTRIGADAAA!!! Y me parece que la que la estaba curando era Ethan... porque si se sorprendió tanto... no puede ser Hugo porque a él no lo conoce como para que le sorprenda, y Roi dice que es muy sereno, asi que tampoco creo jeje. Por eso creo que es... Ethan!! Ya sé que es muy malo ahora, pero tengo la sensación, el presentimiento de que AHORA va a estar MUY CARIÑOSO CON ELLA!!!! (Eso es por lo menos lo que me gustaría que pasase ji ji)

Besos!

L*

Anónimo dijo...

cuanto a que es de Jason o por lo menos yo espero q haci sea ;) es q es mi preferido no importa lo q digan de el la gente puede cambiar ;)