BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS »

domingo, 9 de agosto de 2009

Capitulo 14: Te Quiero

Ryan continuó con la frase que dejara sin terminar:
- Pris desde que te conozco, no hace mucho, me pareces una chica fascinante. Siempre estas con una sonrisa y tienes los pies en la tierra no como las pijas redomadas de Cassandra, Britany y Charlotte. Eres distinta a todas las chicas que conozco, eres buena y amable, además eres una gran amiga. Desdé que te vi me puse en duda de lo que mi cuerpo y mi mente siente por ti. No se si te tengo cariño de amigo o un cariño que va mucho mas allá. Cuando veo como te mira Jason con cara de interés se me revuelven las tripas. Igual que Alex que también es el típico que quiere estar con todas y luego con ninguna. Eso es como si estuviera… ¿celoso? Y no tengo motivo, puesto que no te conozco mucho pero tu rostro, tu inocencia ya pide que te proteja y que… que creo, no, estoy seguro de que te amo Priscilla.
Sus palabras me comieron el corazón. En ese momento me di cuenta, si sin duda tenia razón. Me di cuenta de que yo desdé que lo vi estaba completamente enamorada de él. Lo quería ocultar pero era imposible y las palabras de Ryan me lo hicieron ver. Jamás me puse colorada con un chico, nunca me quedé sin palabras con la sonrisa de alguien, nunca me sonrojé porque alguien me cogiera la mano y mucho menos nunca me puse nerviosa al pensar que alguien como es Ryan podría estar en peligro. Eso es todo lo que sentí estando el presente y sin estarlo. Desdé que llegué a Nueva York el chico que ocupaba mi mente era Ryan y no me quería dar cuenta porque, al fin y al cabo, en la vida me enamoré. En mis quince años sentí nada por un chico, cosa rara en mi edad pero es la verdad. Y ahora Ryan me estaba haciendo sentir eso y mucho mas ¡¡y me lo estaba diciendo!! ¡¡me estaba diciendo que me amaba!! No me lo podía creer y por eso me quedé sin palabras. Así que el continuó:
- Pris yo no quiero que te sientas mal por esto. Yo actuaré como siempre contigo, por lo menos quiero ser tu amigo, como hasta ahora… Yo no te quería ofender…
- ¿¿¿Ofender??? Ryan ¿¿Estas loco?? – Era lo único que podía decir-
- ¿Por qué? – respondió muy extrañado-
- Porque es lo mas hermoso que nunca nadie me dijo. Eres la persona mas mágica que jamás conocí y sí me ofendiste pero no por lo que tú piensas sino por decir se me había ofendido. No me salían las palabras Ryan, es algo precioso, algo que ni en un sueño podría imaginar. – No podía seguir, me saltaban las lágrimas-
- De verdad ¿Te gustó?
- ¿Si me gustó? Ryan por favor, fue lo mas bonito que nadie me dijo. Eres como un ángel, no se que decirte Desdé que llegue aquí cada vez que estoy a tu lado me siento como protegida, como sin nada que temer. Me escuchas y me diviertes. Eres estupendo.
- No pensé que reaccionaras así. Es maravilloso escucharte decir eso. Priscilla tu me encantas, me gusta la bondad que rebosa en tu corazón, la inocencia de tu mirada y la paz de tu sonrisa. Eres muy inocente, una pieza frágil que cualquiera puede romper pero tú tienes algo que hace que seas muy fuerte y segura de ti misma. Eres única, especial. No podría describir lo que tu rostro ofrece. No solo tu rostro, tu actitud, tus expresiones… Tú misma Priscilla, tú misma eres mágica. – En ese momento me di cuenta que mis lágrimas no paraban de recorrer mis mejillas. No me lo podía creer. Jamás nadie me trato con tanta delicadeza como lo hiciera él, y nadie me dijo cosas tan bellas. Ni mi familia me trató tan bien como Ryan. El me cogió con la mano la barbilla y me secó las lágrimas con la otra, con mucha dulzura y con su sonrisa de ángel en la cara. Como veía que yo no podía parar de llorar siguió diciendo.
- ¿Sabes? Yo nunca estuve enamorado. Me gustaron muchas chicas pero jamás tuve novia ni nada de eso. Tú eres todo lo distinto, eres tan…dulce. No se decirte, eres distinta. La verdad es que todo esto me da mucha vergüenza por que jamás sentí esto y todo lo que pasó contigo, ya te digo, yo no tengo nada de experiencia en lo que llaman amor.
Siguió secándome las lágrimas y en ese instante nuestras miradas se juntaron. Estaba intentando no cruzarme con la suya pero no lo pude evitar. Tenía que hablar, tenía que decir algo…
- Ryan no se que decir, es lo mas bonito que escuche nunca. Gracias. Pero no se que decir, no si quiera creo que pueda pensar.
- Pris, yo no te lo dije para que te sintieras mal. Creo que fue egoísta por mi parte decirlo porque solo pensé en mí y en quitarme un peso de encima al decírtelo. Además que en mi mente crecía la mínima esperanza de estar contigo. Pero no importa, tienes todo el tiempo del mundo para pensar, yo esperare con muchísima paciencia hasta que tú puedas hablar y decirme algo. Yo estaré aquí, como siempre, a tu lado para lo que necesites. No te preocupes. – Sonrió levemente y me acarició con mucha dulzura y suavidad la mejilla. Yo quería decir algo pero las palabras no salían con facilidad de mi boca-
- Gracias, la verdad es que no tengo nada claro. Una parte de mi dice que quiere estar a tu lado pero yo nunca tuve este sentimiento y quizás deba pensarlo en frío. Preferiría que las cosas fueran como antes hasta que pueda decirte alfo seguro.
- Claro, ya te lo dije. El tiempo esta a mi favor, yo esperaré lo que haga falta. No te preocupes, estaré a tu lado como siempre.
- Gracias.
En ese momento me limpió las lágrimas con su dulzura y me besó en la mejilla. M estuvo mirando durante unos instantes y después miró hacia la ventana. Yo lo seguí con la mirada y me di cuenta que la tormenta ya había parado.
- Parece que ya no llueve ¿Te parece si vamos yendo?
- Si, será lo mejor, no quiero que mi madre llegué antes que yo.
- Pues vamos
Me cogió de la mano suavemente para ayudarme a levantarme de la cama. Luego descendimos por las escaleras de mármol y llegamos hasta la puerta. Ryan la cerró suavemente y comenzamos a andar. Durante unos minutos los dos estábamos muy callados hasta que él habló:
- Pris ¿estás bien? Te noto preocupada.
- Si estoy bien solo que algo pensativa por lo de Moly ¿Qué se le perdió en el bosque y con la tormenta que estaba cayendo?
- La verdad no lo sé. Moly es una chica muy rara y lo que hizo hoy es todavía más raro.
- Si, eso es lo que pienso yo. Es todo tan raro… Bueno espero que tenerla al lado no signifique nada malo.
- No te preocupes, nosotros estamos cerca. No creo que se atreva a hacerte nada. – me sonrió- Bueno ya llegamos a tu casa, espero que no te riñan por lo de la tormenta.
- No creo, mi abuela parecía estar de mi parte y eso ayuda. Además no veo el coche de mi madre así que creo que aún no llegó.
- Estupendo. ¿Te parece si mañana te paso a buscar con April? Voy a ir con ella porque Alex trae la bici y en ella va a llevar a Martina que se lo pidió.
- Vale, os espero ¿a las ocho?
- Perfecto a las ocho. Hasta mañana. – Me dio un beso en la mejilla que me recorrió todo el cuerpo. Y se fue.-
Entre en casa donde estaba mi abuela que me saludó eufórica por saber si estaba bien y todo eso. Hablamos durante un rato hasta que apareció mi madre que, como no, me empezó a decir todo lo que había echo. La discusión, o media discusión ya que mi abuela estaba de mi parte, acabó con que estaba castigada lo que quedaba de semana sin salir por las tardes con mis amigos. Pero bueno, podía ser peor.
Cené y luego subí a mi cuarto. Me tumbé en la cama y me puse a pensar. Entonces un escalofrío recorrió mi cuerpo. Ryan había dicho que Alex llevaría la bici al colegio y que en ella llevaría a Martina.
En ese momento me acorde de mi sueño. En el que a la salida de clases April le pedía a Alex que la llevara en su bici y después tenían un medio choque con Jason y Cassandra… No se me ocurrió nada mas que llamar a April y preguntarle si mañana tenía que ir a algún lado donde Alex la tuviera que llevar en su bici. Cogí el móvil y marqué su número:
- ¿Diga? – sonó su voz alegre como siempre-
- Hola April soy Priscilla
- ¡Ah! Hola Pris ¿Qué pasa?
- Pues que Ryan me dijo que mañana vendrías con él a buscarme porque Alex llevaba la bici al colegio y en ella llevaría a Martina que se lo pidió. Ahora voy a parecer una paranoica pero ¿Te acuerdas de mi sueño? April no quiero que te enfades por mi indiscreción pero ¿Mañana tienes que ir a algún lado en el que te tenga que llevar Alex en su bici?
- ¡Oh¡ - exclamó April- Pues ya casi ni me acordaba de lo de tu sueño. Pero ahora que me lo dices había llamado antes a Alex para que después de clase me llave a un sitio que sino no llegaba a pié. Pero no te preocupes, andaremos con cuidado. Te lo prometo.
- Si por favor April, mirar bien que no me gusta nada la idea. Yo esperaré hasta que vea que estáis seguros a la salida del colegio que es donde ocurría mi sueño.
- Vale Pris, pero no te preocupes ¿vale? Ya estamos avisados. Pídele a Ryan que espere contigo, seguro que lo hace encantado y así no tienes que estar sola y si pasa algo ya sois dos.
- Esta bien. Hasta mañana.
- ¡Hasta mañana!
Colgué el teléfono y lo dejé en la mesilla. Mire el reloj y ya eran las 23:14 y yo seguía sin poder dormir. Estaba demasiado nerviosa para concentrarme en dormir. Mañana sería un día muy largo y una parte de mi decía que iba a pasar algo.
En ese momento me interrumpió un mensaje que acababa de llegar a mi móvil. Al abrirlo todos mis músculos se pararon en seco, ¡no podía ser! ¿Cómo había descubierto mi número?.

5 imaginaciones*:

Arya dijo...

Stá genial, m ncanta como scribes :D
Gracias por darm tu msn
Postea pronto, porfi!! Bss

Andrea dijo...

priscila no se que le pasa a mi blog k tu blog no se queda guardado que rabia ya creia asta que lo habia perdido :( menos mal que lo volvi a encontrar y seguro que la del sms es la tal moly

Val* dijo...

Jar, ¿quien le habrá enviado el mensaje? Seguro que es Tontacassandra o Tontojason jejeje!!!
Bueno, sigue, me encantaaaa! Oye, vi tu msn en el blog de Lore/Arya... ¿puedo agregarte? ejej
Bueno, besos y ánimo a escribir!!
Besos
Val*

·sara· dijo...

No me dejesss asiiiiii jobaaa que mala eress yo quiero sabeer más!!!!!

sube pronto o mato a tu polo sur!!! jajajajaja

un besooooo

Gaby ;) dijo...

:O Me necanto tu blooog ! es lo mejor lo empece a leer hoy y no pude parar xd Cuidate besitoos sube entrada luego (yn)