BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS »

sábado, 29 de agosto de 2009

Capitulo 30: Confusión

Me quedé embobada ante la pregunta de Ryan. Esta vez entendía perfectamente a que se refería pero no sabía que decir, no sabía ni que pensar. Estaba paralizada y no se me ocurría nada más que preguntar.
- ¿A que te refieres? ¿Qué pienso yo? – Mi voz sonaba nerviosa y estaba con las mejillas todas coloradas. Nunca nadie me trató como Ryan y era realmente hermoso.-
- ¿Qué piensas de lo que oíste cuando April y yo hablábamos en el hospital? – La voz de Ryan también sonaba avergonzada pero seguro de si mismo.-
“La conversación, las cosas hermosas que le dijo a April de mi… ¿Realmente que pensaba?” Eso era lo que pasaba por mi cabeza una y otra vez. Necesitaba decirle la verdad pero no sabía como, ¿como decirle a Ryan que seguramente mis sentimientos eran de amor hacía el pero que todo era muy confuso? “Amor” Esa palabra no paraba de rondar mi cabeza una y otra vez con la imagen de Ryan. Yo jamás me enamoré de ningún chico. El amor que yo había sentido era el amor familiar, el de mi familia, mis amigos, la gente que me quiere… Pero en mi vida sentí el amor de un hombre, en la vida supe lo que era un beso, situación de enamorados… Y la verdad es que estaba segura que jamás iba a sentir el amor, que jamás nadie se fijaría en mi porque soy extraña.
Mi cabeza no paraba de dar vueltas pero Ryan merecía una respuesta y era yo quien se la tenía que dar.
- Ryan no se que decir… La verdad es que no tengo claro que oí, todo es tan confuso y extraño. Podría decir que mi vida es una locura desdé que llegué aquí, con lo de Moly, lo tuyo… Estoy… confundida… - Mi voz sonaba entrecortada y yo estaba colorada y temblorosa, no sabía que decir…-
- Comprendo lo confundida que estás. Yo… no diría esto sino es por April que dijo que es lo mejor. Ella es la que me lanzó a la piscina y aquí va mi último impulso.- Entonces Ryan me miró fijamente a los ojos.-
Nunca vi esa mirada tan profunda en Ryan, era tan diferente, tan cálida… No podría describirla ya que solo se podía ver como sus grandes ojos azules brillaban y se iluminaban fijamente en mi rostro. La mirada suya estaba perdida en mis ojos y me trasmitía paz, tranquilidad, modestia. La mirada que nunca vi en los ojos de Ryan me tenía hipnotizada no podía reaccionar ante sus maravillosos ojos, era tan bello, cariño, verdadero… Era simplemente perfecto, el chico que sueña toda chica. Ese chico se estaba fijando en mí… “Imposible” La voz de mis adentros me lo decía, esto era imposible…era un sueño del que iba a despertar y era imposible que Ryan se fijara en mi…no cuadraba…
- ¿Qué quieres decir? ¿A dónde quieres llegar? – Realmente no entendía lo último que había dicho Ryan, no sabía a que se refería. Mi voz sonó con extrañeza, la que sentía.-
- Lo que intento decir es que voy a soltar todo de una vez y que no voy a andarme con rodeos. – Mi cuerpo sintió un escalofrío… Pensé que todo esto era un simple sueño, pero no, Ryan estaba ahí mirándome con esos ojos y esa mirada tan profunda.-
- Ryan, de verdad, yo es que no entiendo nada. Esto es muy extraño para mi y no se que pensar… Apenas puedo pensar.- Reconocí. El momento era muy íntimo y especial, el momento mas íntimo que tuve con él.-
- Verás Pris yo… Bueno todo lo que te voy a decir es gracias a April. Ella me dio las esperanzas de que podría ser y por eso me lanzo. Ella fue la que me animó a decirlo todo por que, realmente, te lo merecías.- Seguía manteniendo esa mirada que me hipnotizaba por completo.-
- Sigo sin entender Ryan…No se que tiene que ver April, ella es mi mejor amiga y supongo que la tuya pero no se que hace en todo este lío… Lo que oí en el hospital… yo…- no quería decir lo que iba a nombrar pero era así, tenía que hacerlo- yo si quieres lo olvido todo, todo lo que creí oír lo puedo olvidar si eso te hace sentir bien. Si eso es lo que quieres decirme no pasa nada, lo olvido. No hace falta que le des mas vueltas… - Sin yo notarlo, mis ojos se pusieron húmedos e intenté secármelos poco a poco pestañeando pero Ryan se dio cuenta y me sonrió aún con su mirada puesta en mi rostro.-
- No pensaba que fueras así Pris.- Su sonrisa se desvaneció pero su mirada seguía tan intensa como antes.-
Sus palabras me desconcertaron por completo. Pensé que hiciera algo malo y por eso me estaba diciendo eso pero no lo entendía ¿qué hice?
- ¿Perdona? Ryan estoy totalmente perdida y desorientada ¿qué pasa? ¿Qué hice? – Mi cara era atónita por que no me podía creer nada de lo que había nombrado.-
- Jamás me pude imaginar que tú pensaras que yo quería que olvidaras todo lo que oíste. Todo lo que oíste es verdad, ¡todo! –Su mirada se profundizo mucho mas y me miraba con cara desconcertada pero pronto se relajó.- Me hiciste un favor al oír lo que le confesé a April y lo que quiero decirte. Pero…yo no pensaba que quisieras olvidarlo… Lo siento, estaba confundido al pensar que había… esperanzas.- Esto último sonó como un suspiro desconsolado de su cariñosa voz.-
¿Qué era yo la que quería olvidarlo? ¡No! ¡Por supuesto que no! Yo no quería olvidar nada, todo lo que oí era como un sueño. Era lo mas bonito que oí nunca y por nada del mundo quería olvidarlo pero yo pensaba que era él el que quería olvidarlo ¿A dónde estaba llevando esto?
- No Ryan estás confundido.- Me daba cuenta de que por mi cara estaban cayendo unas lágrimas.- yo no quiero olvidar las cosas tan hermosas que oí pero pensé que era tú el que deseaba olvidarlo. Yo olvidaría lo que oí si tú me lo pides pero, realmente, creo que lo que oí fue fruto de mi imaginación o efecto de los sedantes por que… es imposible. – Mi voz se entrecortaba por las lágrimas pero no sabía por que estaba llorando, todo esto era un lío o un mal entendido.-
- ¿Producto de tu imaginación? ¿Efecto de los sedantes? ¿Eso crees realmente? – Ryan acababa de hacer las preguntas que yo debería haberme echo en vez de darle tantas vueltas a todo, esa era la clave.-
- No lo se… Me gustaría… - No quería continuar la frase ya que me parecía demasiado difícil de decir, me avergonzaba.-
- Estas pensando lo mismo que yo ¿verdad?
- ¿Cómo? No… no se… Estoy tan confundida. – Entonces mis lágrimas empezaron a derramarse por mis mejillas y empezaron a caer donde tenía el peluche que me había regalado, entre mis piernas.-
Ryan al verme llorar así me abrazó muy fuerte y me susurró “yo te aclararé todo” Empecé a abrazarlo mas fuerte sin darme cuenta. Tener a Ryan así de cerca me parecía un sueño. Su cuerpo era muy fuerte y cálido, me sentía tan segura, tan protegida a su lado, era un momento que no quería que se terminara pero así sería. En ese momento me apartó lentamente de su cuerpo y me habló, me habló como nunca me había hablado. -

Bueno aquí os dejo el capitulo 30, mi último capitulo :( Voy una semana (de domingo a domingo) a ver a mi familia en Galicia y no podré subir hasta el domingo de la semana que viene (seguramente ni el domingo, hasta el lunes no creo...) Así que este será el último que suba en una semana... Pero no quiro dejaros con la intriga tanto tiempo así que le pedi a una amiga (Marta de Lluvia de verano ^^) que me subiera los capitulos. Le dejé escritos el 31, 32 y 33 y en esta semana los ira subiendo para que los podaís leer. Y ya el lunes recupero el ritmo normal subiendo todos los días (:. Me tendré que poner al día con todos los blogs que tampoco podré comentar :S Lo voy a echar tanto de menos... Cuidaros mucho y espero que os guste este capitulo. Lo que mas rabia me da es que el 31 es un capitulo PRECIOSO y no poder expresarlo con vosotros me da mucha pena... Pero bueno espero que disfruteís los 3 que a mi me encanta ^^ También le dije que suba en Cuento-sin-hadas los capitulos que le dejé (tres como aquí) y bueno creo que no debo decir nada mas.
Os echaré de menos, pero una semana pasa rápido ;)
Cuidaros!!
Besos!!
Priscilla (:

viernes, 28 de agosto de 2009

Capitulo 29: El regalo de Ryan

Ryan se sentó al lado de mi cama y me miró con cara angelical cuando dijo aquello. Yo intenté devolverle la mirada pero jamás conseguiría imitarla, la suya era perfecta. Entonces me vino a la cabeza mi imagen en el espejo, estaba horrible pero ya estaba acostumbrada.
- ¿Te sientes mejor?- Me pregunto sonriente.-
- Sí, ya estoy mucho mejor. Estar en casa ayuda mucho.- Le respondí sonriente.-
- Seguro. Mira – cogió la mochila que traía con el y sacó los libros- aquí te traigo todo lo que dimos en clase el tiempo que no estuviste. No es mucho pero si quieres, cuando te sientas bien del todo, te ayudo con ellas. – Sonrió.-
- Sí, muchas gracias Ry. Eres un cielo.- Sonreí.-
- De nada Pris, sabes que lo hago encantado.- Pero en ese momento agachó la cabeza y se pudo pensativo.-
- ¿Estás bien? ¿Qué te pasa? – Le pregunté preocupada.- ¿Ocurre algo con Moly?
- Sí pero no es eso lo que me pasa. – Contestó el con la mirada fija en el suelo.-
- Entonces ¿Qué es? ¿No me lo quieres decir? – Le miré con ojos de despreocupación y le sonreí. Él alzó la cabeza y me sonrió.-
- Mira, esto es para ti.- Me ofreció el regalo.-
Era un paquete no muy grande. Estaba envuelto en papel de regalo naranja, mi color favorito, tenía forma de algo blandito así que pensé en ropa o algo por el estilo. Me puse nerviosa cuando me lo entregó pero vi que él también estaba nervioso así que le sonreí tímidamente.
- ¿Es para mí? ¿Por qué? – Le pregunté sin perder la sonrisa.-
- Por que me apetece regalártelo.- Dijo el sonriente.-
- ¡Gracias!- Le sonreí ampliamente y le di un beso en la mejilla como hubiera echo con cualquier persona que tuviera un detalle tan bonito conmigo.-
- De nada.- Sonrió muy alegre.- Pero ábrelo, a ver si te gusta.
- Seguro que si- Me dispuse a abrirlo.-
Abrí con cuidado el papel naranja que envolvía el paquete. Cuando lo abrí vi un perrito de peluche. Era un perrito muy suave y de color blanco como la nieve. Era precioso, una monada.
- ¡Es precioso Ryan! ¡Me encanta! – Dije con una alegría evidente.-
- Me alegra muchísimo que te guste. Pero hay mas.- Señaló un paquete que iba enganchado en el mini collar del peluche.-
- ¡OH! – exclamé.-
Cogí con cuidado el paquete dejando al peluche encima de mis piernas. Sentí como Ryan tenía la mirada puesta en mí. El paquete traía un sobre incorporado que ponía Priscilla así que abrí cuidadosamente el paquete que traía el peluche. Era un paquete cuadrado, como una caja, y estaba envuelto en un papel dorado precioso. Lo cogí con cuidado no vaya ser que me rompiera y lo abrí. La caja era de color rojo y la observaba incauta. Abrí cuidadosamente la tapa y me encontré con algo precioso y verdaderamente hermoso. Era un colgante con un una piedra que nunca había visto. Era de color azul muy claro y con forma de bolita pequeña enganchada a una parte de plata. Era sencillamente precioso y original. Me encantaba.
- Ryan…- Estaba sin palabras, no podía parar de mirarlo.- Es precioso, no se que decir, es hermoso.
- Me alegra que te guste. Es como un amuleto por lo de Moly, ya sabes. – Me dijo él. Pero me daba igual que fuera amuleto, era precioso.-
- Muchísimas gracias, es precioso… Sencillamente hermoso.
- De nada. – Me sonrió ampliamente.- ¿Te lo pongo?
- ¡Claro!- Entonces se levantó de mi cama y se dirigió tan cerca de mi que podía sentir su respiración, como la anterior tarde en el hospital.-
Me puso el colgante delicadamente. Era precioso vérmelo puesto, me parecía increíble.
- Te queda muy bien, estas preciosa.- Confesó él mirándome sin quitarme ojo.-
- Muchas gracias.- Me toqué el colgante y me sonrojé. Aún no daba crédito de la situación que estaba viviendo.-
Para aliviar un poco la situación, cogí el sobre que estaba al lado de la caja del colgante. Lo abrí cuidadosamente y me encontré con la caligrafía, perfecta, de Ryan y su dulzura al expresarse. El sobre ponía:
Mereces ser protegida de cualquier persona o situación. Mirar siempre la inocencia de tus ojos hace pensar lo afortunado que soy de conocerte. Eres increíble Priscilla, te quiero. Ryan.
Me quedé sin palabras al leer la nota que me había escrito Ryan. Visto desde fuera serían cuatro palabras cariñosas pero, para mí, eran cuatro palabras que salían del corazón dulce de Ryan. Para afortunada yo pues tenía en frente de mí el chico de mis sueños ¿o no?
- Ryan es precioso, todo. Me encanta, tu si que eres increíble. Siempre eres tan dulce y tierno que no se que decir…- Me puse colorada al decir todo aquello, no estaba acostumbrada.-
- Venga Pris, eres un cielo.- Contestó él sonriente.- Me alegra mucho que te guste, de verdad.-
- Gracias, muchísimas gracias.
- No hay nada que agradecer.
- Si que hay, mucho. Todo lo que haces por mí…- Quería continuar pero él me interrumpió.-
- Lo hago encantado
- Eres perfecto.- Dije toda colorada. Pero al darme cuenta de la situación intenté cambia rápidamente de tema.- Bueno ¿Qué tal en las clases, algo nuevo?
- Esto… - La verdad lo había dejado atónito con mis palabras de “eres perfecto” pero pronto se recuperó.- Sí, Moly esta haciendo de las suyas, o eso pensamos. Han organizado un baile para este sábado, el baile navideño, y April y yo creemos que Moly intentará hacer algo ya que en clase, cuando nos dijeron lo del baile, se puso en una situación inexplicable con su “collar”. April dice que la vio ponerse así cuando fue lo de tu “accidente” así que pensamos en subir al bosque, donde su cabaña, el mismo sábado antes del baile. – Concluyó al fin.-
- Sí, April me mandó un mensaje al móvil cuando Alex y tú estabais a bajo. Me comentó lo del baile y lo de Moly pero dijo que esperaría a que estuviéramos los tres juntos para contármelo.
- Pues entonces esperaremos a April para ver como solucionamos lo de Moly.- Dijo Ryan aliviado por la situación.-
- Sí, creo que es lo mejor. –Esbocé una sonrisa sin muchas ganas.-
- Pris… - Quería decirme algo pero se avergonzó.-
- Dime, ¿qué pasa? – Le pregunté extrañada.-
- Me gustaría saber lo que piensas sobre la conversación que tuve con April y que tu escuchaste y también sobre el baile.- Dijo todo eso de golpe como avergonzado. Yo no sabía que decir pero una cosa estaba clara, tenía que confesar de una vez toda la verdad.-

Aquí esta el 29 y espero que os guste ^^ La verdad es que la que va a pasa en todo esto o va a senada evidente pero por ahora esto es lo que hay jeje.
Subiré tan pronto el blog tenga movimiento (:
Muchas gracias !!!!
Si os podeís pasar por el blog de una amiga que no tiene mucha gente os lo agadezco: www.yoteamaresiempre.blogspot.com la historia esta MUY bien (:
Bueno si también os podeís pasar por mi otro blog con mi otra historia muchas gracias^^: www.cuento-sin-hadas.blogspot.com
Gracias!!! Muchos besos!!!
Priscilla (:

miércoles, 26 de agosto de 2009

Capitulo 28: Pensamientos

Ryan se acercó lentamente hacía mi sin quitar la mirada estremecedora que le echaba a Alex. Pero le dejó de mirar en cuanto estuvo en frente de mi.
Me volví a poner colorada ya que no estaba acostumbrada a tenerlo tan cerca, pero me encantaba que fuera así de dulce siempre conmigo. Se acerco a mí más y me dio su tierno beso en la frente. Yo cerré los ojos cuando lo sentí y me volvieron las “mariposas en el estómago”. El se apartó un poco de mi y me habló.
- Hola Pris ¿Cómo te sientes? – Me dijo con su voz dulce y angelical que tanto adoraba.-
- Bien, gracias. Muchas gracias por cuidar de Nala, está perfecta gracias a ti. – Le contesté dirigiendo una mirada a Nala que estaba media dormida encima de mi cama.-
- No es nada ya te lo dije. – Entonces cambió su rostro dulce y angelical por una mirada seria hacia Alex.- ¿No fuiste a clases hoy?
- No.- Contestó él no tan serio.- April no entregó el trabajo pero yo si. Le dije al profesor si me dejaba ir y me lo aceptó.- Entonces esbozó una sonrisa triunfal que yo no entendía.-
- Pero ahora tienes que ir a estudiar para el examen ¿no? – Le repuso Ryan quitándole la sonrisa triunfal a Alex.-
- Si ahora me iré. Creo que viene Martina ahora también a ver a Pris. – Contestó reviviendo la sonrisa.-
- Hablé con ella a la salida de clase y dijo que vendría sobre las cinco o seis que también tenía que estudiar ¿Quieres que te deje los apuntes de la clase? Los tengo en la mochila y te puedes poner a estudiar cuanto antes.- Dijo Ryan con un tono que no conocía.-
- Pues si, serías muy amable.- Ahora Alex tenía una mirada ardiente.- Si los tienes aquí podrás dármelos ahora.
- Si dejé la mochila abajo. Por cierto – el rostro de Ryan cambió por completo, volvía a ser el mismo cuando miró hacia mí.- tu madre me dijo que salió con tu abuela a comprar tus medicamentos a la farmacia y coger unas cosas en el supermercado. Yo le dije que no se preocupara que te cuidaría. Así que no te asustes si no la ves.- Esto último lo dijo sonriendo divertidamente.-
- No seas tonto Ry, no soy un bebé.- Le devolví la sonrisa.- Estoy bien, no hace falta que os preocupéis tanto.
- Vale, ahora vengo, voy a darle los apuntes a Alex y subirte la mochila con las cosas que me mandaron darte. En las clases que no estamos juntos te las traerá April
- Gracias Ry, eres muy amable. – Le sonreí.-
- No es nada. – Ahora se dirigió a Alex que seguían inmóvil en mi sofá.- ¿Vamos Alex?
- Si, perdona estaba en otro mundo.-Confesó él.- Luego vengo Pris que te quiero preguntar algo. – Me dio un beso en la mejilla y se dirigió a Ryan para bajar al salón.-
- Vale Alex, gracias por todo. Eres genial. –Le dije yo con mi inocente sonrisa que él devolvió con la suya brillante. –
Se oían como bajaban las escaleras pero yo no me podía enterar de la conversación. Así que cogí un vaso de agua ya que tenía la garganta seca y ahora estaría a solas con Ryan. Ese pensamiento me producía un escalofrío que no sabría decir si era bueno o malo.
Cogí un cojín que tenía en el suelo y me lo puse en la espalda para estar más cómoda. Me incorporé un poco en la cama para no parecer una enferma. Cogí un espejo que tenía en la mesilla de noche y me peiné un poco mi pelo alborotado. Al verme en el espejo me di cuenta de lo fea que estaba… Yo no era muy guapa, o así me veía, pero tenía la cara pálida y con lo blanquita que era no quedaba nada bien.
Ryan tardó un rato en subir. Se me hacía extraño pero pensé que se entretendría con Alex hablando.
Alex y él eran mejores amigos desdé pequeños. Según me había contado April, Alex estuvo mucho tiempo enamorado de Martina pero ella no le hacía caso por que le gustaba Sam, un chico un año mayor que nosotras y que iba un curso adelantado. Martina salió un tiempo con Sam pero luego cortaron y ahora Sam sale con Britany y eso hizo que Martina odiara, aun mas, a Britany ya que le quitó el novio. Alex se desenamoró de Martina cuando empezó a salir con Sam pero, según April, Alex estuvo un tiempo saliendo con Charlotte. En ese tiempo Alex, jugador del equipo del instituto, era diferente y hasta que lo dejó con Charlotte no volvió a ser el mismo chico. April me contó que la mayor “jugada” que les hizo Cassandra, Britany y Charlotte fue intentar que dejaran de ser amigos ellos y por eso les tenían tanto odio. April fue la primera que conoció el “lado oscuro” de Cassandra con lo de Jason y luego vinieron Alex y Martina. Por fortuna, Ryan nunca creyó en las tonterías de Cassandra y Cía. A él nunca le cayeron bien y aun que, según April, Cassandra estuvo detrás de el un tiempo, Ryan nunca se dejó enredar.
Ese pensamiento me hizo sentir en las nubes. La idea de que Ryan se fijara en mí y no en Cassandra era increíble y preciosa. Cassandra era la chica mas guapa que había visto en el instituto, o así opinaba yo, siempre iba arreglada y con ropa exclusiva. Tenía la popularidad garantizada y la belleza. Venía de una familia bastante adinerada, su casa estaba cerca de la mía y se podía ver como la tenía siempre impecable. Según se dice por el instituto, Cassandra tiene cocinera, jardinero, asistenta y todas esas cosas que yo jamás podría alcanzar. Pero yo creo que a Cassandra le falta algo que yo tengo. Por mucho que ella diga yo pensaba que Britany y Charlotte solo estaban con ella por lo que le ofrecía, popularidad. En cambio, yo tenía cuatro amigos maravillosos que no se fijaban en lo material. Podría decir cinco amigos ya que Brooke también estaba con nosotros pero no la consideraba tan amiga. Era una chica muy agradable y muy lista pero no tenía tiempo a salir. Ella venía de padres muy adinerados y siempre tenía cosas que hacer: clases de clarinete, ballet, clases de idiomas etc. Eso provocaba que no estuviera tan unida a ella.
Alex era genial, siempre con una sonrisa en la cara y haciendo que nadie este triste. Siempre ayudando a los demás y haciendo lo que haga falta para que sonrías. Además también era muy guapo, la sonrisa resplandeciente y sus ojos negros cegarían a cualquier chica, no entendía como no tenía novia. Era pura alegría para todos. Martina era la más lanzada de todos, siempre hablaba con todo el mundo pero su carácter a veces le fallaba y hacía sacar un malhumor que hasta era cómico. Siempre estaba sonriendo y cuando sacaba el acento mexicano todos nos reíamos por lo bien que le quedaba. Además era una chica muy guapa que yo tampoco entendía como no tenía novio. April era la razón en persona, siempre pensando en los demás y como ayudarlos. Era la coherencia del grupo, siempre buscaba el lado seguro a todo. No arriesgaba mucho pero se juega todo por la gente que quiere. Para mí, era mi mejor amiga porque siempre estaba a mi lado, apoyándome para todo. Le conté toda mi vida y no tenía secretos con ella. Incluso, sin decírselo yo, ya había adivinado que me gustaba Ryan. Era como hablar conmigo misma, la adoraba por que además era divertida y simpática. La mejor amiga que conocí nunca y además era una de las chicas mas guapas que había en el instituto y se veía como muchos chicos andaban detrás de ella. Y Ryan… Yo no se ya que decir de Ryan… es la dulzura en persona, siempre sabe como tratar a las personas. El siempre era tierno con todo el mundo y su mirada angelical mostraba que podía ser el chico perfecto, el chico de película. En absoluto le importaba el físico por que siempre miraba el interior de las personas, siempre estaba contigo para todo. Simplemente era perfecto.
Pero mis pensamientos sobre mis amigos fueron interrumpidos por la llegada de un mensaje a mi móvil. Mi móvil estaba encima de mi mesilla así que lo cogí con facilidad. El mensaje era de April y decía:
¡No podía esperar a verte para decírtelo! Hoy nos dijeron cuando será el baile de navidad, supongo que en Italia no habría bailes así pero aquí se organizan mucho. Seguramente te proponga alguien ir de pareja así que prepárate jeje. El baile será este sábado así que mañana si te sientes bien iremos a comprar el vestido las cuatro. Luego me paso por tu casa y ultimamos detalles. Por cierto, hay novedades con Moly, en la última clase hizo una faena pero ya te contaremos Ry y yo. Te quiero, April.
¡El baile! Oí mucho hablar de bailes de primavera, fin de curso, navidades, otoñales… En las series americanas salían siempre pero jamás fui a ninguno.
En ese momento pasó por mi cabeza la frase que me había dicho Alex “Luego te veo que te quiero preguntar una cosa” ¿Sería eso lo que me quería pregunta? ¿Lo del baile? ¡Ojala que no! No se porque lo pienso pero creo que Martina quiere ir al baile con Alex y no quiero estropearles la cita… Pero la verdad es que no me apetecía mucho la idea de un baile…
Todo pensamiento fue interrumpido, una vez más, al ver que Ryan estaba entrando en mi habitación. Venía con unos libros en la mano y un regalo. Estaba sonriente y yo muy nerviosa.
- Por fin podemos hablar sin interrupciones.- Dijo mientras se acercaba a mí, se sentaba en mi cama y me ofrecía aquel misterioso regalo.-

Espero que os guste el capitulo ^^ Muchas gracias por todos los comentarios, me animan muchísimo (:
Si mañana hay moviminto subiré el 29 :D En el 29 (o 30) ya estan todos los personajes mucho mas presentes ;)
Si os podeís pasar por el blog de una amiga que esta escribiendo y aún no tiene mucha gente, G R A C I A S: http://yoteamaresiempre.blogspot.com/
Os dejo también mi otro blog, con mi otra historia que va mas atrasada que esta pero me gustaría que tuviera exito como Víctimas ^^ http://cuento-sin-hadas.blogspot.com/
Besos y muchas gracias por todo :D
Priscilla (:

martes, 25 de agosto de 2009

Capitulo 27: Sorpresa oportuna

Aquellos brazos fuertes que me sostenían y me agarraban con cuidado. Eran de un hombre, con una piel suave y tostada. Alcé el rostro y la sorpresa vino, una vez más, a mi cara. ¡Era imposible! Él no podía estar ahí. No podía… pero estaba, mis ojos no me engañaban.
Era Alex, estaba conmigo y me había salvado de una caída ¿Pero que hacía ahí? El debería estar en el instituto, como mucho serían las 13:00 y a esa hora debería estar en clases.
- Cuando te dije que te cuidaras también entraba que no alargaras tu estancia en el hospital. – Sonrió muy animado mientras me ayudaba a incorporarme poco a poco.-
- Alex… tú… ¿Qué haces aquí? – No sabía muy bien que decir, estaba alucinada.-
- Esperaba otra bienvenida. – Me ayudo a levantarme del todo y entonces me rodeó con sus brazos para evitar que volviera a caer. Tenerlo tan pegado a mi cuerpo me hacía sentir extraña y algo tímida pero la sensación no era para nada desagradable.-
- Perdona pero verte aquí me desconcierta…-Intenté sonreír sin mucho acierto ya que estaba algo extraña en sus brazos, no era habitual.-
- ¿No te alegras? Si quieres me voy… - Dijo mirándome a los ojos. Su mirada desprendía tristeza y lo de “si quieres me voy” no lo dijo en broma.-
- ¡Claro que me alegro! Y más si llegaste en un momento tan oportuno. – Dije entre bromas para calmar el ambiente que era algo extraño para mi, aun que Alex parecía sentirse cómodo.-
- Pero ¿Qué haces aquí? – Él río y no me contestó.- Dímelo por favor. – le rogué con cara de pena.-
- Verás… A última hora teníamos matemáticas y yo ya entregara el trabajo anteayer sin saber que iba a pasar todo esto. Cuando le dije que ya lo tenía acabado al profesor, él me dijo que podía empezar con lo siguiente y así avanzar. Pero yo le expliqué que prefería venir a verte y que tenía el permiso de mis padres y él accedió. Aquí estoy. Llamé a tu móvil, para saber donde estabas, y me cogió tu madre. Me explicó que te estaban haciendo unas radiografías que, probablemente, te mandarían hoy para casa. Yo le pregunté si me daría tiempo ir al hospital para verte, ya que me podía llevar mi madre mientras iba al trabajo, y me dijo que sí. Así que me vine para aquí. Al llegar estaban tu madre y tu abuela en la habitación y me dijeron que tú te estabas vistiendo en el baño. En ese momento llegó Michael y tu madre me pidió que me quedara aquí mientras ellas iban al pasillo con Michael y tu abuela para no abarrotar la habitación. Yo accedí encantado, por supuesto. – Esbozó una sonrisa con un guiño de ojos.-
- ¡Me alegro mucho de verte Alex! – Le dije sinceramente y con un tono apreciable de alegría.- Y mas me alegro aún que me salvarás de la caída.
- De nada, eres una patosa sin remedio. – Dijo sonriendo también. – Te iba a dar una sorpresa en cuando salieras del baño ya que justo estaba detrás de ti.
- ¡Que oportuna la sorpresa! – Dije entre carcajadas.-
- Y tanto – Respondió él. Pero al rato se le entristeció la mirada.- Podré estar contigo hasta que vengan los demás a la salida de clase. Luego me iré a estudiar y sobre las seis volveré.
- No te preocupes que se sobrevivir con esa panda de animales.- Dije en broma.-
- Que triunfo.- Contestó él.- Más mérito tiene cuando estás aguantando a Ryan y Jason juntos.
- Ryan es muy buena persona y comprensivo. Él me lo pone más fácil con Jason que también tiene su lado bueno. – Le confesé.-
- Si…- Su rostro se apagó de repente.- Jason le hizo mucho daño a April y ninguno se lo podemos perdonar. Me sorprende mucho lo que se controla con Jason, y más, cuando se trata de ti. A desgracia para algunos, Ryan esta siempre a tu lado.- No entendía bien lo que quería decir aquella frase pero tampoco me dio tiempo a preguntar.-
Habíamos llegado a la puerta de mi habitación y mi abuela, mi madre y Michael ya estaban allí.
Nos fuimos hacía el coche y Alex vino con nosotros hacía mi casa.
Al pensar en enseñar mi habitación a mis amigos me dio un poco de vergüenza. No tenía nada de malo mi habitación: era amplia, con las paredes en rosa pálido, la cama tenía una colcha naranja con muchos cojines de colores encima, las cortinas que tenían también eran naranjas, había una alfombra naranja y otra blanca. Tenía un armario donde tenía puestas todas las fotos que mas me gustaban y en la paredes cuadros de las ciudades que me encantaban. Una librería con todos los libros que me gustaba leer, un escritorio con un ordenador portátil y unos libros de clase. Cerca de mi cama había un sofá blanco desdé donde se podía ver la televisión. Y poco más tenía… Pero no se porque razón me daba vergüenza enseñarla.
Por el camino hablamos poco y lo que hablamos no tenía importancia. Por suerte, no tardamos en llegar mi casa ¡por fin! Entramos por la puerta, yo agarrada de Alex, que no me había soltado en ningún momento, y los demás detrás. Respirar el aire de mi casa era consolador. Por fin estaba allí, tranquila.
Subí las escaleras muy despacio, con una mano agarrada a Alex y otra al pasamano. Llegué a mi habitación y me tumbé en la cama que había preparado mi madre. Alex se sentó en el sofá que tenía allí cerca y puso la tele para no tener un silencio. Yo miré el reloj que ya marcaba las 13:45 y me di cuenta que Ryan estaría a punto de llegar.
Pasamos un rato en silencio hasta que yo le hablé a Alex.
- Alex ¿Por qué dijiste eso de Ryan en el hospital? Pensaba que erais mejores amigos… - Esa frase que Alex había dicho me dejó muy sorprendida y buscaba una explicación.-
- Como si no te dieras cuenta Pris. Tú hiciste otro Ryan mejor, ahora lo veo más feliz de lo que nunca lo pude ver, y eso me alegra pero ¿Qué sientes tú por Ryan? En tan poco tiempo que os conocéis… yo creo que también tienes mas chicos …- Alex iba a continuar pero alguien llamó a la puerta Y yo suspiré muy aliviada ya que ese tema que estaba tocando Alex me avergonzaba aunque la frase final me dejó muy sorprendida, no la entendía pero la puerta me había salvodo.-
Era Ryan ¡Y traía a Nala con él! Mi rostro se inundó de alegría al verlos a los dos. Me olvidé por ese instante de lo que había dicho Alex y me centré en mi perrita que la eché mucho de menos.-
- ¡Nala! – exclamé contenta. Ella empezó a mover el rabito y Ryan la soltó para que corriera a junta de mí. Subió a mi cama y yo empecé a acariciarla una y otra vez. –
En ese momento vi como Ryan estaba sorprendido y con los ojos como llama al ver a Alex allí. No entendía nada de la situación, parecía que se estaban comunicando algo. Ryan no podía esta furioso porque Alex se tenía que ir ya y podríamos hablar como el quería. Pero se veía claramente que sus ojos mostraban llamas por otra cosa. Un cosa íncreible que descubriría en ese instante cuando…

Espero que os guste el cap. ^^ A mi me soprende mas el 28 jejeje.
A las fans de Alex quería decir que aquí lo teneís, mas presente que nunca y así quedará (:
A las fans de Ryan, tranquilas, sigue igual de presente es una pieza fundamental ^^
A las fans de Jason tranquilas que a partir del 28 le llegará su papel imprescindible en la historia :D

Espero que os guste como siempre ^^
Si os podeís pasar por mi otra historia, acabo de subirle cap: http://cuento-sin-hadas.blogspot.com/
Besos!!!
Priscilla (:

lunes, 24 de agosto de 2009

Capitulo 26: Salvada

El mensaje era de April. Decía:

Perdona que te moleste Pris pero quería avisarte que mañana llegaré un poco mas tarde a tu casa, como una hora. Ryan me recordó que tenía que hacer un trabajo para matemáticas y sino me suspenderán. Además estoy casi segura de que Ry quiere hablarte a solas ¡no te olvides de contarme! Mañana te veo, cuídate. Buenas noches, April.

Cuando leí el mensaje de April, una sonrisa involuntaria invadió mi rostro. ¡Ryan había solucionado lo de April como había dicho! No es que dudara de él pero me parecía una misión imposible que April no viniera a verme como había prometido, cambiar una idea de April era casi misión imposible. Pero él lo había conseguido, había echo que nos quedáramos a solas. Cuando formulé esa ultima frase, una sensación de nerviosismos invadió mi cuerpo ¿Estar a solas con Ryan para hablar, era bueno o malo? No estaba nada segura de la respuesta, el tema de Ryan me traía de cabeza. Estaba muy confundida.
Pronto las pastillas hicieron su efecto y me quedé dormida. No profundamente ya que la cama no era muy cómoda y el ambiente no era agradable. Pero sí pude dormir tranquilamente y, además, sin sueños extraños.
La claridad de la mañana me cegó los ojos. La luz entraba por la única ventana que tenía la habitación, pero era suficiente para dar plena claridad. Abrí los ojos y vi que mi madre ya estaba despierta.
- Hola cariño, buenos días ¿Cómo te sientes?- Me habló dulcemente.-
- Buenos días mamá. Estoy…- La verdad es que no sabía como estaba, mi cuerpo aún estaba medio dormido.- Estoy bien.- Dije al fin.-
- Me alegro. Pronto llegará el médico para llevarte a la sala de rayos y hacerte una radiografía de la costilla y la pierna herida.
- Estupendo…- Dije con sarcasmo evidente.-
- Venga Pris, si esta prueba sale positiva ya nos podremos ir a casa. No lo pongas difícil ¿quieres?
- Esta bien, mamá… ¿Cuándo traerán el desayuno? – La verdad es que tenía hambre. La cena de la noche anterior no me llegará a mucho y mi estómago rugía.-
- Ahora mismo, creo que ya están aquí.- Mi madre miró hacía la puerta donde se veía como entraba una enfermera con la bandeja y su “buenos días” en la boca. Dejó la bandeja encima de la mesa que había al lado de mi cama y se fue.
Abrí la bandeja para ver que traían de desayuno. Había un tazón de leche con unos cereales al lado. También había dos magdalenas y un zumo de piña. No tenía tan mala pinta como me lo imaginara así que empecé a comer ansiosamente. Mi estómago agradeció que por fin le diera algo de comer y yo me sentía con más fuerzas.
Al rato vino el médico con una enfermera y dijo que era hora de irnos a la sala de rayos.
Me monté en la silla que traía con él y mi madre se puso a mi lado. Llegamos a una sala muy amplía donde habían varias personas esperando su turno. La sala era de un color beige claro y unas sillas de plástico negras. Luego tenía tres puertas donde a veces salían unas enfermeras que llamaban por el nombre de los pacientes. El médico dijo que esperáramos nuestro turno mientras él iba a arreglar unos papeles sobre mí. Cosa que no me gustó nada… Al rato una enfermera me llamó.
- ¿Priscilla Liscolle por favor? – Dijo la enfermera que salía de la segunda puerta.-
Mi madre se levantó y me dirijo hasta la puerta. No me gustaba nada andar en esa “sillita” porque me sentía inútil.
- Yo te esperaré aquí, cariño. La abuela vendrá ahora y así sabe donde estamos ¿te las arreglas? – Me dijo mi madre mientras me dejaba con la enfermera.-
- Si mamá, no te preocupes. – Le contesté.-
- No se preocupe señora, no tardaremos mucho. – Le dijo la enfermera mientras me metía en la sala.-
La sala era oscura y fea. Tenía una camilla con una máquina encima que no me inspiraba confianza.
Yo solo estuve una vez en una sala de rayos. Esa vez era cuando tenía diez años y me cayera. Aún vivía en Verona, o sea que apenas me acordaba.
La enfermera me ayudo a incorporarme, aunque no hacía falta, ella insistió, y me acosté en aquella horrible camilla.
- Estate aquí muy quieta mientras te hacemos las radiografías y ya estarás otra vez a fuera. – Dijo ella mientras se iba hacía la puerta que daba a otro lugar desconocido para mi.-
Me quedé quieta en aquella camilla. Ese lugar me recordaba a las películas de terror, a las salas de “operaciones”, que tenían los psicópatas. Ese recuerdo me produjo un escalofrío tenebroso. Pero, por suerte para mi, pronto acabamos y me vi de nuevo a fuera con mi madre y mi abuela que acaba de llegar.
- Hola pequeña ¿Cómo estás? – Me saludo mi abuela tiernamente.-
- Bien, me acaban de hacer las radiografías esas y estoy deseando irme para casa.- Repuse deseosa.-
- Ahora voy a hablar con el médico. Te quedas aquí con la abuela ¿vale? – Me dijo mi madre mientras me daba un beso.-
- Vale mamá pero por favor no dejes que me dejen aquí dentro más días.
- Te quedarás aquí los días que haga falta Pris.
- ¡Mamá!
- Elisabetta ve ya a hablar con el médico y dejaos de discutir. – Contestó mi abuela mientras le dirigía una mirada a mi madre.-
- Vengo ahora. – Y mi madre desapareció por los pasillos.-
Yo charlé animadamente con mi abuela de cosas sin mucha importancia. Me encantaba hablar con ella porque tenía una forma de entenderme muy especial. Pero mi madre no tardó mucho en regresar del despacho del médico.
- ¡Mamá! – Le grité animada de verla.- ¿Qué te ha dicho? ¿Puedo irme ya a casa?
- Me dijo que puedes irte si guardas reposo durante dos días. Nada de ir al colegio, ni de salidas con los amigos, ni de paseos, ni de esfuerzos ni de nada de nada. Te tienes que quedar en cama para descansar el golpe que te llevaste en las costillas y el esguince de la rodilla. Yo le dije que te llevaba para casa pero cumpliendo esas condiciones ¿eh? – La verdad es que las condiciones no me parecían exageradas… Me esperaba otra cosa y estaba contenta al saber lo que le había dicho.-
- ¡Estupendo! ¡Haré todo eso con tal de ir para casa! – Contesté animada. Mi abuela y mi madre se rieron ante mi respuesta.-
- Pues nos vamos ya. Michael esta llegando para recogernos. Vamos a la habitación a coger tus cosas. – Dijo mi madre mientras empujaba la silla.-
Con todo el ajetreo de la mañana, me di cuenta que ya eran las 12:30 y la verdad no pensaba que fuera tan tarde ya.
Subí a la habitación y me arreglé con las ropas que tenía. Al ponerme de pié me dolió un poco la rodilla y las costillas me tiraron pero pronto recobré el equilibrio apoyándome en el lavabo. Luego salí hacia la habitación donde no había nadie. Seguramente ya estaban en el pasillo porque había llegado Michael. Intenté dirigirme hasta allí pero me falló el equilibro y estuve apunto de caerme. Me caería sino es porque unas manos fuertes me sujetaron al vuelo. Cuando me di cuenta de que no estaba en el suelo racioné girando la cabeza y ver el rostro de quien me había librado de una caída que, seguramente, haría que me quedara un día más en aquel hospital. ¡Cuando vi aquel rostro no me lo podía creer, mis ojos me fallaban, era imposible!



Vaya nadie acerto de quien era el mensaje jejejeje. Espero que os guste este capitulo y solo os digo que "no es evidente" a ver que haceís con eso (: El capitulo 27 es SORPRENDENTE pero el 28 le gana jeje.

Muchas racias por los 6 comentarios. Como siempre, si hay movimiento subo por la noche y sino mañana o cuando lo haya ;) G R A C I A S

También os quería hablar de mi amiga Amy que acaba de abrir un blog con historias de miedo y aun no tiene mucha gente. Si os podeís pasar y ver que tal, seguro que os guste :D http://be--afraid.blogspot.com/
Si os pedeís pasar por mi otra historia (ahora subiré aquí) que estoy empezando, muchas gracias:
http://cuento-sin-hadas.blogspot.com/

Espero que os guste y no defraudaros ^^

Besos!!!

Priscilla (:

domingo, 23 de agosto de 2009

Capitulo 25: La noche en el hospital

Cuando vi como Ryan se acercaba lentamente a mi, mi corazón se disparó haciendo que el dolor que tenía en las costillas aumentara altamente. Él se dio cuenta y me sonrió. Se acerco más a mí e inclinó su cara hacia mi oído.
- Cuando mañana estés en casa hablaremos de lo que oíste hoy ¿vale pequeña espía? – Me dijo con su sonrisa perfecta. Yo me puse muy nerviosa ante la idea de cómo le iba a explicar a Ryan que había escuchado todo y que no sabía si yo sentía lo mismo por él. Estaba aturdida.-
- Yo no… - Quería decir que no iba a hablar del tema pero él me interrumpió.-
- Mientes muy mal Pris y lo sabes. Quizás a April la engañaras pero yo se que escuchaste todo. Si prefieres dejar correr el tema y hacer como que no oíste nada, no te voy a obligar. Pero creo que es mejor hablar. – Su voz se entristeció al formular esas palabras. Y yo… ¿realmente quería hablar del tema? ¿Qué es lo que sentía en realidad por Ryan? No era solo amistad, de eso estaba segura pero… ¿Qué le contestaría a su pregunta? ¿Hablarlo sería lo mejor? Respiré profundamente.-
- Ry yo… No quiero que te sientas incómodo al hablar. Comprendo que con April tengas más confianza, la conoces desdé más tiempo. – El río por lo bajo.-
- ¿Realmente crees que se trata de eso? ¿Qué se trata de que tenga más o menos confianza con April?
- No… No lo se… Estoy… confunda… No se prácticamente ni lo que oí… - Reconocí avergonzada.-
- No te preocupes, te llego a entender… Así me sentía yo hace unos días. – Dijo perdiendo su mirada en mi rostro.- ¿Si quieres mañana me paso por tu casa al acabar las clases y lo hablamos directamente, sin secretos?
- Mañana también vendrá April y no creo que… - La verdad, la idea de tener a April como testigo de todo aquello me producía mucha vergüenza. Ella era mi mejor amiga pero prefería un ambiente más íntimo para aquella conversación.
- Yo puedo hablar con April sin que sospeche nada y así podamos hablar tú y yo ¿quieres?
- Creo que eres tú el que debe decidir… A mi me encanta que me vengas a ver y hablar conmigo pero, Ry, yo realmente no tengo muy claro lo que oí.
- A mi también me encanta venir a verte Pris. Y por eso, no te preocupes, creo que ya es hora de que te lo diga a la cara. – Esas palabras me provocaron un escalofrío en el interior… No se como iba a reaccionar antes las declaraciones de Ryan en primera persona.-
- Yo… No se que decir… - Reconocí lo que era evidente, me quede sin palabras.-
- ¡Es la primera vez que oigo a Priscilla Liscolle quedarse sin palabras! – Rió unos segundos y prosiguió ya más tierno conmigo.- No te preocupes ¿vale? Tú solo debes descansar y ponerte bien lo antes posible. Lo demás son cosas secundarias ahora lo importante eres tú. – En ese momento se quedo pensativo.- Tú siempre será mi prioridad. – Dijo al fin mirándome a los ojos con una mirada tierna y dulce que me llenó de ternura el interior. –
- Gracias Ry, gracias por ser como eres. – Le confesé con la misma dulzura, la misma no, era imposible imitar la dulzura de Ryan.-
- No Pris, gracias a ti por descubrir siempre lo mejor de las personas. – Me cogió la mano suavemente entre las suyas y luego me la soltó para acariciarme la mejilla.- No vemos mañana. Hasta entonces, más te vale no meterte en problemas con lo de Moly. – Dijo entre risas y aliviando la tensión que tenía por los gestos que tenía hacia mí. Me encantaban pero me daban mucha vergüenza por que estaba todo el mundo allí, aunque no estuvieran atentos. –
- Te lo prometo. – Le devolví la sonrisa.- ¿Me traes los libros con los deberes que tengáis mañana?
- Claro, tú no te preocupes por esos pequeños detalles que entre April y yo los solucionamos.
- Muchísimas gracias.
- No hay nada que agradecer. Ahora, descansa. Mañana hazme el favor de desayunar y comer. Duerme bien y si pasa algo llama ¿vale?
- Si señor. – Le dije entre bromas.-
- No es broma Pris. Estas muy débil por todo lo que pasó hoy y lo último que quiero, queremos – se corrigió- es que te pongas peor.
- Vale, tranquilo. –Dije mientras le sonreía inocentemente.-
- Duerme bien ¿vale?
- Lo mismo digo. Descansa que tú también tuviste un día muy duro.
- Lo haré, por mi no te preocupes.
- Imposible. –Dije sin apenas darme cuenta que lo estaba diciendo en alto y con él presente, pensé que lo decía para mis adentros. Pero él, por suerte, solo río.-
- Te dejo descansar, mañana nos vemos. – Me dio ese beso en la frente tan dulce y que tanto me gustaba. Todos me dieron besos en la mejilla pero él no. El me lo dio en la frente y con mucha más ternura, como si de verdad lo sintiera.
- Hasta mañana. – Me despedí con una sonrisa que él me devolvió. La suya era mucho más bonita, por supuesto. –
Se fue hacia la puerta donde estaban mi madre, Michael y mi abuela hablando divertidamente. Pensé que no se dieron cuenta de nada de lo ocurrido, cosa que me alegró mucho. Luego mi abuela, Michael y Ryan se dirigieron hasta el pasillo donde estaban Jason y April hablando. Los cinco se fueron para sus casas y mi madre se vino a sentarse a mi lado.
- ¿Cómo estás cariño? – Me preguntó ella.-
- Ahora estoy algo molesta, me duele un poco la pierna y las costillas. – Confesé. La verdad es que me dolía mucho pero no quería que me pincharan mas.-
- ¿Quieres que llame a la enfermera y que te traigan ese sedante tan fuerte que te ponen?
- ¡No! La verdad, mamá, prefiero estar con algo de dolor a que me pongan esa cosa que me aturde por completo.- Solo pensar en aquel sedante ya me daban escalofríos.-
- Como quieras pero ahora vendrán a traerte unas pastillas para que duermas mejor y sin tanto dolor.
- Yo no quiero más pastillas mamá. Soy capaz de dormir así perfectamente. – La verdad es que no creo que pudiera dormir bien pero por muchas pastillas que me dieran mi sueño en esa habitación no sería profundo ni tranquilo. Los hospitales no me gustaban para nada.-
- Priscilla ¿no quieres ir cuanto antes para casa?
- Pues claro. - ¿A quien le podía gustar estar en un hospital?-
- Pues entonces debes tomar lo que te manden y así ir mas pronto para casa. No discutamos ¿vale? Te las tomas y ya mañana si todo esta bien estaremos en casita.- La idea de estar en mi cuarto me hizo asentir con la cabeza.-
Al rato vino la enfermera con un vaso de agua y otro vaso más pequeño con dos pastillas. La enfermera se acerco amablemente a nosotras y me ofreció las pastillas. Yo las cogí no muy agradada y ella se dio cuenta y, en ese momento, me explico que una era para el dolor y que no era tan fuerte como el sedante que me habían puesto y que otra era para conciliar bien el sueño. Yo me las tomé sin más rechistar y ella se fue diciendo el “buenas noche” a lo que mi mente reaccionó con el pensamiento “aquí dentro no pueden ser muy buenas” pero no lo dije en voz alta.
Luego mi madre recostó el sillón donde pasaría la noche. Me daba mucha pena verla allí pero sabía que por mucho que le dijera que se fuera para casa ella no atendería a razones.
Vi como mi madre no tardo en quedarse dormida y yo intenté imitarla. Pero no pude. Mi cabeza no paraba de dar vueltas una y otra vez al asunto de Ryan. Ni si quiera había un mísero hueco en ella para el asunto de Moly, todo giraba en torno a Ryan. Pensé en lo que había escuchado aquella tarde y me di cuenta de que las palabras de Ryan hacía April mostraban muchos sentimientos. Verdaderamente, Ryan era un chico de película, el chico perfecto. Siempre estaba ahí, conmigo, y me cuidaba como nadie pero la preguntaba estaba en el aire ¿lo que yo siento por él es lo mismo que lo que él siente por mi? Deseaba que el me quisiera, que me amara, pero no entendía porque lo deseaba. Quizás a eso se le llamaba amor… No se muy bien lo que realmente era Ryan para mi, lo que sabía fijo era que Ryan era el chico mas maravilloso que conocí jamás…
Quería seguir pensando pero en ese momento mi móvil, que había encendido mi madre antes de irnos a dormir por si pasaba algo tenerlo a mano, sonó con el tono de un mensaje. Primero me fijé si mi madre se había despertado y parecía que no. Cogí el móvil tranquilamente y vi el mensaje. El primer gesto que formuló mi rostro fue la sorpresa, no me podía creer que me mandara un mensaje cuando…


Muchas gracias por los 7 comentarios :D Como prometí, aquí teneís el cap 25 ^^ Espero que os guste y que os deje con la intriga por lo del mensaje :)
A los que siempre me comentaís quería deciros que yo escribiré siempre que vosotros esteís ahí :)
Me apetece que leaís el 26 por que es muy... sorprendente y el 27 es muy... inquietante xD
Espero que os guste y, como siempre, si hay moviminto en el blog subiré por la noche o mañana (depende del movimiento jeje) sino cuando sea el movimiento :D
Si podeis pasaros por mi otro blog: http://cuento-sin-hadas.blogspot.com (aqí subiré ahora)
Muchísimas gracias por todo!!!!
Besos!!!!
Priscilla (:

sábado, 22 de agosto de 2009

Capitulo 24: Conclusión

Mi abuela estaba sentada en el sillón que había al lado de mi cama. Jason y April estaban sentados en la cama vacía de al lado y Ryan estaba sentado encima de mi cama, a mi lado para animarme a comer. Solo pude comer un trozo de aquellas asquerosas verduras que habían preparado en el hospital. Solo pude comer eso porque mi abuela empezó a hablar.
- Bueno, llegó la hora de sacar a la luz lo que sabemos de Moly.– La voz de mi abuela era serena y tranquila.-
- No se lo que piensa hacer Moly pero ya solo por lo que hizo las va a pagar. – Espetó Ryan que apretó con más fuerza sus manos en mis rodillas. Me producía dolor que me apretara tan fuerte pero no se daba cuenta ya que estaba lleno de furia y rabia por culpa de Moly. No me gustaba nada verle así, no era el Ryan que me encantaba.
- Pero… - Empecé a hablar pero en seguida me di cuenta de que el efecto de los calmantes estaba pasando ya que me empezaba a doler la pierna y la costilla magullada así que me costó algo inhalar aire para hablar.- ¿Cómo fue el…accidente? ¿Visteis a Moly con tanta claridad como yo? ¿Estáis seguros de que fue intencionado? – Necesitaba saber eso y mucho más. Tenía que saber porque Moly la tomaba así con mis amigos y conmigo.-
- Yo sí vi a Moly. Cuando me crucé con la moto de Jason y me fijé si había algo, por lo de tu sueño, me di cuenta que Moly avanzaba hasta el cruce por detrás de los árboles con un paquete en la mano. Debía ser Nala. Cuando la vi pensé en avisar a Alex pero ya había desaparecido y Jason iba delante o sea que tu sueño no se cumplió al pié de la letra. Yo me relajé y a los dos minutos fue cuando pasó todo y vi como Moly estaba en el árbol grande, el roble que hay junto enfrente del cruce donde pasó todo. – Dijo April bastante apenada y asustada por todo este asunto.- Luego vi como Moly se iba por la otra calle y corrí a junta de Priscilla, no vi más.
- ¡Entonces fue esa la que tiró a la perra e hizo que atropellara a Pris! – Soltó Jason muy enfadado.-
- Tranquilizaos todos. Seguro que fue Moly la que hizo todo pero hay muchos cabos sueltos que debemos atar. – Dijo mi abuela con su voz serena que hizo que la sala quedara en silencio.-
- Abuela – pregunté yo algo chocada por el momento- tu me dijiste que ya sabias cosas de Moly ¿Cómo sabias que ella existía sin que yo te lo contara? ¿Por qué? – Lo que había dicho por la tarde me había dejado muy intrigada y necesitaba respuestas.-
- No creo que sea el momento Pris todo pero… Verás cuando llegamos aquí y vimos tu colegio por primera vez. Vi también a Moly en la puerta de tu instituto. Me llamo mucho la soledad y odio que desprendía aquella chica por que a vuestra edad es normal tener aun que sea solo un amigo. Pero ella no tenía a nadie y eso era muy extraño. Mientras te esperábamos ella seguía allí, sola, hasta que miró el reloj y se fue corriendo hacia el bosque. No podía quitarle ojo de encima. Se me hizo muy raro cuando le vi el colgante que llevaba en el cuello. Es un símbolo muy antiguo que usaban los chamanes para los rituales. No se suele ver y mucho menos vender así que se me hizo muy raro que aquella chica lo llevara. Además estéticamente no es muy…bonito. Así que más raro se me hizo. Desde entonces no paré de buscar hasta que encontré el significado de ese colgante. Los ojos de Moly transmitían una energía muy extraña que no me gustaba. Era una chica que no me inspiraba nada de confianza.
- ¿Un colgante que parece de madera antigua y tiene forma de unos ojos con unas piedras? – Le preguntó Ryan a mi abuela incrédulo.-
- Si, ese mismo ¿Por qué? ¿Lo conoces? – Dijo mi abuela igual de asombrada.-
- Porque al tenerla casi al lado me fijé que muchas veces se quita ese colgante y lo tira, como si le cayera, al suelo para que otra persona lo recoja y se lo devuelva. Se lo suele tirar a una persona distinta, no lo hace muy a menudo solo a veces y, la verdad, se me hizo muy raro. Una vez me lo tiro a mí y yo me hice el despistado. Me daba cosa recogerlo, me parecía muy raro.
- ¡A mi me lo tiró! ¡Dos veces! - Les dije agitada al oír a mi abuela y Ryan hablar tan interesados por ese colgante.- Yo se lo recogí las dos veces por ser educada ya que pensaba que no le caía bien. – Reconocí.-
- ¡Claro! ¡Ahí está la razón! Ese colgante debe ser como un amuleto para ella y hará algo para que quien lo toco le pase algo ¿puede ser? – Dijo Jason entusiasmado por que fuera él quien dijera la “solución”.-
- No estoy segura. – Dijo mi abuela.- Puede que si pero no se mucho de ese tipo de colgantes ni de que efectos tiene etc.
- ¿Los colgantes pueden tener efectos? – Preguntó April sorprendida.-
- Si. Depende del colgante y el material. Por ejemplo, hay unos colgantes de ámbar que se les ponen a los bebés para el dolor de encías cuando le salen los dientes. Y eso les alivia mucho. Es depende de que colgante sea y con que fin se utilice. – Le contestó amablemente mi abuela.-
Mi abuela sabía mucho de esto. A ella le gustaba leer e informarse sobre este tipo de cosas. Siempre con un buen fin, claro. Solía mirar que tipo de “magia” se usaba antiguamente para sanar a la gente o echar maldiciones. Le gustaba mucho ese tipo de temas y, además, se le daba muy bien. Me fiaba de ella al cien por cien. Al fin y al cabo ella era la única que creía en mis sueños-premoniciones sin tomarme por loca. Ella decía que mucha gente tiene mi tipo de sueños y se debía al campo magnético de la Tierra o cosas así. A veces, la gente tomaba por loca a mi abuela pero ella solo leía y se informaba sin hacer daño a nadie y yo le hacía mucho caso, ese tema me resultaba muy interesante.
- A mi este tipo de temas no me gustan nada, me resultan tenebrosos y me acaban causando pesadillas. – Reconoció April asustada.- Al principio me tomaba medio en broma lo de Moly pero ahora veo que va en serio, que esta chalada ¿Qué persona normal puede hacer que atropellen a otra? ¡Esta loca! Deberíamos dejar este tema y dejar de investigarla.
- Yo la dejaré en paz cuando pare de hacer burradas y pague por lo de Priscilla y por lo mío. – Dijo Jason de nuevo enfadado.-
- ¿Y si por seguir investigando lo que hace conseguimos que haga una locura con todos? ¿No es mejor avisar a la policía y listo?
- Si avisamos a la policía no nos creerán y nos tomarán por locos sin pruebas. Yo creo que deberíamos seguir mirando a ver que descubrimos y si hay algo malo pues ya tendríamos pruebas para la policía, quizás todo esto forma parte de un juego. – Dijo Ryan mas sereno que la otra vez.-
- ¿¡Un juego!? ¡Casi mata a Pris! Será un juego donde nosotros somos las piezas que divierten ¿no? – Le soltó April asustada.-
- Creo que debemos calmarnos. – Dijo Ryan, de nuevo tranquilo.- No podemos olvidar que estamos en un hospital y que el día de Pris ha sido muy duro. Creo que podemos esperar a ver como reacciona Moly mañana en clase y también como se pone cuando llegue Pris a las clases. Ahora estamos todos muy alterados por todo lo que ha ocurrido y todos pensamos lo mismo, que las tiene que pagar. Pero cuando Pris se ponga bien podemos ir a la cabaña del bosque donde tiene Moly su secreto y así veremos que es lo que quiere de verdad.
- Me parece un razonamiento fantástico Ryan. – Le felicitó mi abuela.- Tienes toda la razón. Cuando Pris se ponga bien del todo y tengamos una oportunidad de “escaparnos” veremos la famosa cabaña que comentáis y mientras tanto vamos a ver como reacciona ante varias cosas Moly que va a intentar hacer y a ver si descubro algo mas del colgante ¿Os parece?
- Me parece muy bien. Creo que ahora estamos todos demasiado alterados. Podemos esperar a ver que va haciendo Moly y cuando este recuperada del todo vamos aquella cabaña a por las pruebas o ver si solo es “un juego” sin importancia. – Dije tranquilamente aun que por dentro, la idea de volver a ver a Moly con su rostro tétrico me resultaba espantosa.-
- A mi también me parece bien. Aun que sigo pensando que es mejor dejarlo aquí, creo que lleváis la razón y os apoyaré. – Dijo April regresando su sonrisa habitual a su rostro.-
- A mi no me parece bien pero como veo que es lo que quiere la mayoría, no hay otra. Os apoyo. – Resopló Jason.-
En ese momento nos quedamos en silencio hasta que habló mi abuela de otro tema, uno que no me gustaba nada, mi cena… Tuve que comerla porque Ryan volvió a ser mi Ryan dulce de siempre. Me pedía que la comiera y yo no me podía negar ante su rostro angelical.
Al rato vino la enfermera a recoger la bandeja que había dejado allí para que cenara. El puré no lo comí ya que sabía fatal y no se podía tragar pero me comí las verduras y la manzana que me trajeron de postre.
Cuando la enfermera se iba, entró mi madre por la puerta. Venía con Michael dispuesta a pasar la noche a mi lado. Entró sonriente y vino a darme un beso y preguntarme como me sentía. Le dije que bien pero la verdad es que los sedantes ya no hacían efecto y la pierna y las costillas me tiraban bastante pero no quería que me volvieran a pinchar así que no dije nada. Luego mi abuela se acerco hacia mi, me dio un beso y me dijo que descansara y que mañana a primera hora estaría de nuevo conmigo. Después le dijo a los chicos que era hora de irse para casa y ellos se despidieron.
- Mañana te vengo a ver en cuanto salga de las clases. Mándame un mensaje para saber si estás aquí o ya estás en tu casa. – Me dijo April tan risueña y cariñosa como siempre.-
- No te preocupes, mañana en cuanto sepa algo te mando un mensaje. Pero si tienes cosas que hacer no hace falta que vengas.- Le dije imitando su sonrisa.-
- Nada de eso, yo vengo aquí como que me llamo April Hart. Mañana espero tu mensaje, si pasa algo llama. – Me dio un beso en la mejilla y se despidió con su sonrisa hacia la puerta donde la esperaba mi abuela.-
- Cuídate Pris. Yo mañana también vendré a verte pero después de que estudie para el examen. – Me habló Jason sonriente.-
- No te preocupes, sino puedes no pasa nada
- Vendré. – Me guiñó un ojo.- Te llamo y me dices donde estas ¿vale?
- ¡Vale! – Le contesté.-
- Hasta mañana. Que descanses. –Me dio un beso en la mejilla y eso hizo que me sonrojara ya que me daba mucha vergüenza. El no se dio cuenta que estaba colorada y se despidió como si nada. Pero sí se dio cuenta del beso Ryan que fulminó con la mirada a Jason que reía.-
En ese momento Ryan se dirigió hacía mi cama para despedirse. Me di cuenta como April llevaba a fuera a Jason que le costaba irse pero April era demasiado insistente y él se fue con ella al pasillo. También se fue Michael que previamente se despidió de mi como mi abuela. Los cuatro estaban fuera y mi madre estaba en la puerta hablando con Michael alegremente. En ese momento pensé ¿Por qué me tenían que dejar a solas juntamente con él, con Ryan? Aun que la idea de estar a solas con Ryan me daba mucha vergüenza a la vez me alegraba poder ver su rostro sin que nadie me mirara. Pero no me dio tiempo a pensar mas por que él se acercó hacía mí y entonces…


Aquí os dejo el capitulo 24. Tardé mas en subir por el poco movimiento del blog pero por la gente que me sigue y comenta subí hoy, para que podaís ver que pasa. La próxima vez tardaré mas porque sino no es justo...
Quería aclarar que lo que todos estaís pensando no va a pasar, bueno, no en teoría...Y no os adelanto mas :P Solo digo que esta MUY INTERESANTE... El capitulo 25 esta muy bien, os lo aseguro ;) También el 26 que trae muchas sorpresas y ya no os quiero hablar del 27 que sino os pongo nerviosos jajaja.
Muchas gracias a los 4 comentarios, sino es por vosotros el cap 24 no estaba subido :D
Por cierto, las que decis lo de Ryan y Pris, Pris y Jason... No os puedo decir como acabara porque sera una sorpresa MUY sorpresa xD.
Espero subiros pronto el 25 (que ya está escrito junto al 26 y casi acabe el 27 ^^)
Si hay mucho movimiento en el blog hoy, subire por la noche o mañana (depende de como sea el movimiento jeje) ^^ Sino pasado o cuando se mueva algo jeje.

Por favor pasaros por mi otro blog con mi otra historia que sino la tendré que cerrar :( http://cuento-sin-hadas.blogspot.com
Muchos besos y muchas gracias por leerme ^^

Priscilla (:

jueves, 20 de agosto de 2009

Capiulo 23: Descubierta

Ryan acarició mi frente suavemente y formuló mi nombre lentamente. Yo no contesté. La mano de Ryan me quemaba la piel con dulzura, me encantaba cuando me tocaba o me cuidad. Realmente lo que sentía por Ryan no creo que fuera solo amistad… La sensación de tener a Ryan cerca era como si todo se parara, todo estuviera en calma y solo existiera él con sus gestos tan dulces hacía mí, con su mirada angelical, su sonrisa inocente, sus palabras de ánimo, su compresión… Para mí todo él era perfecto, como un sueño… Como si no fuera real, como una persona así fuera imposible que apareciera en mi vida. Pero era real, estaba aquí, conmigo… y me estaba tocando la frente preocupado por mí y yo no paraba de pensar en él pero ya era hora de hacer algo.
- ¿Pris? ¿Estás despierta? – Seguía con su dulce mano en mí frente.-
- Sí, me acabo de despertar.- Mentir no se me daba nada bien pero tenía que hacerlo, no había otra.-
- ¡Buenos días! – Río April. Parecía que no se dieron cuenta de mi “mentira” y eso me tranquilizó mucho.-
- ¿Cómo te encuentras? – Me dijo Ryan sin quitar la mano de mi frente. Su rostro estaba tan cerca del mío que podía sentir su aliente frío en mi cara. Parecía un cuento tenerlo tan cerca, a unos centímetros. Podía ver sus ojos con claridad. Sus ojos de color azul verdoso que producía esa mirada angelical que tanto me gustaba. Estaba tan cerca de mí que con solo alzar un poco el cuello podría besarle, sentir sus labios dulces con los míos y poder tenerlo tan cerca como nunca… Pero era una locura así que intenté por todos los medios quitar esa imagen de la cabeza y me centré en contestarle.
- Bien, estoy algo aturdida. – Eso era verdad, el sedante me había dejado medio cuerpo dormido y no estaba al cien por cien.- Me siento bien, no me duele nada pero tengo medio cuerpo dormido.
Ryan se aparto un poco de mi al ver que April nos miraba como si estuviera diciendo que tenía razón. Era un poco incómodo estar tan pegados y con April delante, mirándonos. Pero tener a Ryan tan cerca me hacía sentir tan bien que me daba muchísima rabia que se apartara de mí…
- Es normal, los sedantes es lo que tienen. No te preocupes que mañana si todo va bien ya estarás en casa. – Ryan cogió mi mano y me sonrió.-
- Si, lo estoy deseando. Echo de menos mi cama y mi habitación. Estoy harta de este lugar, no me gusta. – Reconocí.-
- ¡Menos mal que solo llevas unas horas! – Bromeó April.-
- Sí… Gracias por estar aquí, conmigo. Me hacéis mucha compañía y me animáis un montón. Sois geniales, gracias.
- Pris eres nuestra amiga y si estuviéramos en otro lugar, que no sea esta habitación de hospital, estaríamos muy mal por no estar contigo ahora. Este es el mejor lugar para estar bien los tres ¿a que si? – Dijo Ryan mientras me miraba y luego apartaba su mirada angelical hacía la de April para que contestara.-
- Ni lo dudes, no te librarás de nosotros tan fácilmente. – Volvió a bromear ella.-
El carácter de April era admirable. Siempre sacaba el lado bueno a las cosas y era tan comprensiva que te hacía sentir como si estuvieras hablando con tu alma gemela. Si algún día me sentía mal ella estaba ahí para sacar la mejor de sus sonrisas. Y ahora, en el hospital, verla allí, a mi lado, me hacía sentir muy bien por que al estar con ella no había momento para deprimirse. Siempre pillaba las cosas a la primera, por ejemplo: se había dado cuenta de lo que sentía por Ryan sin tener que decírselo. Ella sabía lo que quería decir con solo mirarla, era como si pudiera leerte la mente y comprenderte. Sin duda, ella era el prototipo de mejor amiga que se podía tener.
- ¡OH! ¡Se me olvidó! – Exclamó April mientras se dirigía a donde había dejado su chaqueta y rebuscaba en los bolsillos. Ryan y yo la miramos muy extrañados y hasta preocupados.-
- ¿Qué pasó April? – Pregunté yo preocupada. Ella no contestó y siguió buscando como una loca-
- ¿April? – Insistió Ryan al ver que seguía sin contestar.-
- ¡Aquí estas! – Sacó su móvil del bolsillo derecho y lo alzó en la mano como si fuera un trofeo. Empezó a reírse como si hubiera ganado algo.-
- ¿Te ha sentado algo mal para volverte loca? ¿Qué te pasa? – Le dijo Ryan con cara extraña.-
En ese momento me di cuenta que Ryan aún tenía su mano sobre la mía. Él parecía no darse cuenta y eso no me importaba en absoluto. Su mano era cálida y suave, como siempre. Me encantaba estar cerca de él, aun que solo fuera por las manos.
- Le había dicho a Alex que le llamaría a las cinco ¡y ya son las seis menos veinte! ¡Me va a matar! ¿Cómo no me avisasteis? – Repuso April buscando en el móvil el número de Alex.-
- ¡Nosotros no sabíamos nada! – Le dijo Ryan resignado.-
- ¡Ya, ya! Bueno ahora ya está.- Le contestó April risueña.-
- April si quieres me pongo yo al teléfono y le dejo claro que estoy bien. –Le dije con otra sonrisa.-
- ¡Claro! Así lo oye él de tu boca que ya estás mejor. Ahora te lo pongo.- Se puso el móvil en la oreja para hablar.-
Ryan y yo nos quedamos en silencio para que April pudiera hablar bien.
Empezó a hablar con Alex con un tono normal mientras yo miraba la mano de Ryan que se enlazaba a la mía con delicadeza. Él miraba a April como hablaba con Alex pero en un momento me miró a mi y yo a él. Estaba con rostro sereno y feliz.
- ¿No te parece que tardan mucho tu abuela y Jason? – Era verdad, no habían vuelto y eso era muy raro. –
- Me acabo de dar cuenta ahora ¿estarán bien? – Le contesté angustiada.-
- Seguro que sí, no te preocupes. Si tardan mas los voy a buscar ¿vale?
- Gracias, de verdad Ryan eres muy bueno conmigo. – Le sonreí muy sonrojada por el momento. April estaba sumida en la conversación con Alex y Ryan y yo era como si estuviéramos “solos” y eso hacía que mi corazón se agitara como nunca.
- De nada. – Sonrió alegre y entonces su rostro cambió.- Tengo la ligera impresión de que no has dormido nada, ni con los sedantes. Estoy casi seguro de que estuviste despierta todo el tiempo ¿sabes?
Mi corazón no paraba de dar latidos que parecían romper mis costillas magulladas. ¿Se había dado cuenta de que estuve escuchando? Me estaba muriendo de vergüenza, mis mejillas se llenaron de un color rosado y yo agaché la cabeza para que no se me viera.
- ¿A… a… q… que… viene… eso? – Me costaba muchísimo hablar por los nervios la vergüenza de que pudiera darse cuanta.-
- Mientes fatal ¿sabias? Pero no se si ahora es el momento. – Me sonrió haciendo que mi rostro se juntara con el suyo.-
Cuando le iba a contestar, April me acerco el teléfono para hablar con Alex.
- Salvada por la campana. – Dije para mis adentros.-
Respiré profundamente. El vuelco que me había dado el corazón era muy evidente y se vería reflejado en mi voz. Tenía que tranquilizarme.
- Toma Pris, es Alex. – April me ofreció el teléfono y yo lo cogí con una mano temblorosa.-
- Hola Alex. – Saludé nerviosa por lo de Ryan.-
- Hola Pris ¿Cómo estás? – La voz de Alex rebosaba alegría y a mi me tranquilizó un poco.-
- Bien, ya me siento mucho mejor, gracias
- Siento mucho no haber ido cuando estabas despierta pero para ir al hospital necesitaba traslado ya que con la bici no podía y mis padres trabajaban así que no podía ir. Lo siento muchísimo.
- No pasa nada, tranquilo. – Le hablaba alegre para que no se preocupara.- Si ya estoy bien y mañana seguramente esté en casa.
- ¡Sí! Ya me dijo April. Me alegro un montón. Si mañana estás en casa ¿te parece si a las seis te voy a ver? Si estas aún en el hospital te iré a ver sobre las siete por culpa del traslado.
- ¡Vale! ¡Estupendo! – Le contesté entusiasmada por la idea.-
- Llevaré a Martina que esta más preocupada la pobre, casi le da algo cuando te vio tirada en el suelo y no pudo ir por el examen que tenía mañana.
- Me parece genial. Tengo ganas de veros. Dile a Martina que no se preocupe, que no es nada grave y que le salga muy bien el examen.
- No te preocupes, se lo diré. Me dijo que te llamó al móvil pero que lo tenías apagado así que ya se lo digo yo todo. Tenemos muchas ganas de verte y ver que estas sana y salva.
- Yo también tengo muchas ganas de veros. Pero mañana ya os daré un abrazo muy grande.
- ¡Y nosotros otro aún mas grande!
- No lo dudo – Solté una carcajada.- Mañana nos veremos ¿entonces?
- Por supuestos.
- ¡Pues hasta mañana Alex! Un beso muy grande.
- Otro mas grande, cuídate Pris.
Colgué el teléfono y se lo devolví a April que lo guardo en la chaqueta. Mientras ella iba hacia donde la tenía, Ryan se acercó a mi oído y me susurro:
- Te falta responder a mi afirmación. Estoy seguro de que llevo razón. Encontraré el momento para que respondas a mi pregunta.
Lo dijo con una sonrisa pero se le veía que no lo iba a olvidar tan fácilmente. Cuando apartó la boca de mi oído, me dio un beso en la mejilla con delicadeza. Eso hizo que mi cara ardiera por la vergüenza. Ryan tenía cosas que no entendía pero me encantaban, como esta.
En ese momento mi abuela, Jason, Michael y mi madre entraron por la puerta.
Mi madre me preguntó que tal estaba al igual que a los demás. Le contesté lo de siempre y April le puso al tanto de que viniera el médico etc. Mi abuela comentó que tardaran tanto porque encontraron a mi madre con Michael y estuvieron hablando y se les retrasó la hora. Luego nos pusimos a hablar como siempre hasta que dieron las ocho y media y mi abuela le ofreció a mi madre para que fueran Michael y ella a cenar y poder pasar mejor la noche, y de paso llevar a cabo la idea que tenía con lo de Moly. Mi madre no puso pega ninguna y me dio un beso en la frente y me dijo “vengo ahora” mientras se iba por la puerta con Michael que también me dio un beso. Entonces, cuando mi madre abrió la puerta, apareció la enfermera con la bandeja de la cena.
Yo odiaba la comida del hospital, sabía fatal y apenas tenía sal, ingrediente que a mi me encantaba. En la bandeja de comida con un puré de patatas y una especia de revuelto con verduras. Cuando lo vi puse cara de que no lo quería y Ryan se sentó a mi lado y apoyó sus manos dulces sobre mis rodillas magulladas, una mas que otra, pero magulladas. Me puso una sonrisa y me dijo que debía comer para salir de ahí así que empecé a comer las verduras que sabían asquerosas pero una voz hizo que parara de comer. Era mi abuela. Me di cuenta en ese momento que ya estábamos los cinco solos para hablar de lo de Moly. Mi abuela fue la primera en hablar, y lo que me dijo no me lo podía creer…



El final quedó un poco extraño pero no sabía como explicarlo ya que el 24 descubrirá muchísimas cosas muy interesantes. Siento dejarlo así pero no habí otra manera para no desvelar cosas del 24 en el 23 :( Os prometo que el 24 os dejará muchísima intriga (:

Gracias a las 5 personas que me postearon en el capitulo 22. Ese capitulo era mi favorito (junto al 14) y me hizo mucha ilusión recibir vuestros comentarios :D

No tenía pensado subir hoy por culpa del escaso movimiento que tuvo el blog pero me decidí a subir por las 5 personas de ayer. Si mañana sigue como hoy dejare el 24 para pasado o para cuando haya algo de movimiento sino no es justo ;)

Gracias a Miranda por lo que dijiste, me emocionó muchísimo, gracias ^^

También gracias a L*, Gaby, Aria y todos los que siempre estaís ahí, pendientes de mi historia :)

Muchos besos y, como siempre, espero que os guste.

Priscilla (:

P.D: Si podeís pasaros por mi otro blog, necesita vida porque sino lo tengo que cerrar y me da mucha pena: http://cuento-sin-hadas.blogspot.com/ Muchas gracias.

Estos blogs estan empezando y tampoco tienen mucha gente, si os podeís pasar os estaré muy agradecida ya que sus historias son GENIALES:

http://burninupstory.blogspot.com/

http://yoteamaresiempre.blogspot.com/

http://fantasticlittleworld.blogspot.com/

http://diariodeilee.blogspot.com

Gracias!!!

Un favor muy personas (:

Me gustaría pediros un favor muy personal. Había cerrado el blog de cuento-sin-hadas porque no iba bien. Ahora he pensado que esa historia se merece una segunda oportunidad. Se que es muy diferente a Víctimas, o quizás no tanto ya que tiene su parte de amor e intriga, pero me gustaría que saliera adelante. He cambiado todo el blog para intentar que se parezca lo máximo a la historia y sea acogedor. También he publicado el capitulo 4 para ver si funciona. Puse mucha ilusión en esta historia y muchas ganas y me daría muchísima pena que terminara porque no gustara, como un fracaso. Esta es la dirección:
Por eso os pido el favor tan persona como que visiteís mi otro blog y leaís a ver si os gusta. Sino cerraré el blog ya para siempre... Este es la direccioón:
http://cuento-sin-hadas.blogspot.com/

Muchas gracias a los 5 comentarios del capitulo 22. Si mañana sigue igual de bien las reacciones, subiré el capitulo 23. Y ya quedará menos para el 24, que adelanto que promete (:
Muchas gracias a todos, sois geniales.

Si podeís pasaros por estos blogs y leerles, no tienen mucha gente y no es justo por que estan MUY BIEN:
http://yoteamaresiempre.blogspot.com

http://diariodeilee.blogspot.com

http://burninupstory.blogspot.com

http://fantasticlittleworld.blogspot.com/

Priscilla (:

miércoles, 19 de agosto de 2009

Capitulo 22: Confesiones

Me sentía mal por escuchar como hablaban sin saber que yo estaba escuchando pero no podía evitar escuchar.
- ¿Estás bien? – Le dijo April a Ryan –
- No. Jason me pone nervioso, le intenta hacer algo y te juro que lo mato
- Ry relájate. Pris no será tan tonta como yo y menos estando avisada. Puedes estar tranquilo que estará alerta y sino te tiene a ti para que la vigiles – Ella río.-
- No te lo tomes a broma, April. De Jason nunca me espero nada bueno. Accedí a que nos acompañe con lo de Moly porque nos será de mucha utilidad y se sabe con certeza que no va a decir nada pero con Priscilla yo no me la juego.
- Lo sé pero tranquilo, ya le contamos lo que me pasó a mí y ella sabrá evitarlo. De todas maneras, no quiero que por lo que te vaya a decir te enfades ¿vale Ryan?
- Esta bien ¿Qué tienes que decirme?
- ¿Y si de verdad Jason tiene interés en Pris? No solo porque sea la chica nueva y quiera “experimentar” o utilizarla para darle celos a Cassandra como piensas, me refiero a si de verdad quiere sentir algo por ella. También podría ser ¿no? A parte de ser la chica nueva y “el nuevo juguete” para la gente como él, Pris es muy buena y quizás pueda despertar algo en Jason ¿no te parece?
- ¡Ni lo sueñes April Hart! – La voz de Ryan sonaba aterradora, es hizo que mi corazón diera un brinco que ellos no notaron.- Puede que Jason tenga un lado bueno pero te aseguro que no puede llegar nunca a sentir nada por nadie que no sea él mismo. Es el alma gemela de Cassandra y si “siente” algo por Priscilla no será más que curiosidad como sintió por ti y no voy a consentir que lo haga pasar mal una vez más a una amiga mía.
- Tranquilo Ry. Era un pensamiento que tenía nada más. Somos amigos desdé hace mucho tiempo y sabes que siempre puedes confiar en mi.
- Si, lo sé y te digo lo mismo pero ¿a que viene eso ahora?
- Esto viene a que quiero que me digas la verdad.
- La verdad ¿Qué verdad? April odio que te andes con tantos rodeos
- La verdad de que me confieses: sientes algo más que amistad por Pris ¿verdad?
En ese momento se me paró la respiración. No quería alterarme más de la cuenta para que no se dieran cuenta, me daría mucha vergüenza que supieran que estaba escuchando. No entendía porque April pensaba que Ryan sentía algo más que amistad por mí. La respuesta tardaba demasiado y yo me empezaba a inquietar pero por fortuna Ryan no tardó más en hablar.
- Creo que ya te respondiste tu misma. Es verdad, Pris me gusta mucho. Desdé que la vi por primera vez en el campo me pareció una chica muy sensible y con algo que trasmitía paz. Nunca sentí nada así por nadie pero con solo verla dan ganas de protegerla, su ingenuidad y bondad me desconcertaron el día que la conocí. Pero no le puedo decir nada, no veo que ella sea como las demás chicas… a las demás les dices más o menos lo que te dije y ya está. Pero con Priscilla no es así y creo que es eso lo que le hace tan especial. Y sino imagínate lo que le dijo Jason pero en vez de a Pris que sea a Britany por ejemplo ¿Ya te imaginas la reacción? Ella no lo abrazaría ni nada de eso, le diría cuatro palabras de ánimo o lo típico. Pero Pris reaccionó con un gesto muy humano. Si Jason abrazara a Britany, ella ya pensaría otra cosa menos “consuelo” por parte de Jason. En cambio, Pris, lo hizo como gesto de ánimo y consuelo. Por suerte Pris hizo el gesto de manera que a Jason le quedara claro que era de “amistad” pero si fuera otra u otro ya te lo imaginas ¿verdad? Es lo que te intento explicar cuando digo que es ingenua, muy humana etc. ¿Entiendes lo que te intento decir?- La voz de Ryan era dulce y tranquila.-
Al escuchar todo lo que me había dicho me quedé sin aliento. Me vino a la cabeza el día de la lluvia y las palabras tan bonitas que dijo, ahora me había quedado claro que era en serio lo que decía.
No sabía que pensar, jamás ningún chico se había sentido atraído por mí y seguramente era por lo que decía Ryan, porque era “diferente” a las demás chicas de mi edad. Y no lo podía negar, desdé pequeña siempre me sentí diferente y era un echo al que me había acostumbrado.
Pero al juntar en mi cabeza las palabras "Ryan" "enamorado" "de mi" se producía un choque que me hacía ver que era imposible.
- Imposible. – Le grité a mis adentros.-
Era surrealista, anormal. Por muy atraída que me sintiera por Ryan, como me sentía, era imposible estar con él. Si yo, por cualquier motivo, pudiera estar con Ryan todo saldría mal. Yo soy un desastre y siempre fastidio todo y lo hago mal. No se merece eso. Parece muy raro por mi parte pero esto es una locura.
- Si, te entiendo. Pero tampoco te vas a quedar con todo eso dentro Ryan, deberías decírselo. Tenías que verte la cara cuando viste a Pris abrazada a Jason. A parte de furia, como la tenía yo, estabas celoso, se te veía. Lo mismo que cuando Jason habló con ella en las gradas. Te conozco Ryan Jerkhins y sé que estas perdidamente enamorado de ella. Yo no sabré mucho de parejas pero creo que mereces decírselo y ella merece saberlo.
- April creo que no eres la mas indicada para decir nada ¿te tengo que recordar que aún se te van los ojos por el asqueroso de Jason y que hace muy poco aún estabas algo “rara” con Alex?
- Ryan eso es jugar sucio. Sabes perfectamente que lo de Jason se quedó atrás, quizás puede que a veces el recuerdo me invada pero no volveré a caer. Y lo de Alex… No me hagas hablar de ello ¿quieres?
- Esta bien, pues entonces no me digas a mi lo que debería hacer. Yo sé que lo haces con buena intención pero no sabes lo difícil que es decirle a una amiga que estas enamorado de ella. En la mayoría de los casos la amistad se pierde y eso no quiero que pase, valoro mas ser amigo de ella a estar en enemistad con ella por mis sentimientos.
- Comprendo pero eso te hará sufrir ¿no? Estar cerca de ella y no poder decirle que…
- ¿La quiero? Sí será difícil y me dolerá pero ya te dije que prefiero estar con ella como su amigo a no ser nada
- Supongo que tienes razón. Pero no creo que sea lo mejor. Ryan yo creo que ella siente algo por ti como lo que tu sientes por ella. Lo digo porque soy su amiga y en este poco tiempo hemos hecho muy buenos lazos y veo que te mira de una forma indescriptible.
- April no me digas eso ¿vale? Me crearas unas esperanzas que acabaran mal.
- No Ryan, no es justo ¿y si es verdad? No seas tan egoísta ¿quieres? Tampoco es que tú tengas muchas luces. Ella puede sentir lo mismo por ti que tú por ella. Lo que pasa es que no lo quieres ver, te da miedo verlo.
- ¡Venga ya April! Está claro que ella me trata como un amigo, como trata a Alex. Ella no se podría fijar en mí.
- ¿A no? Que yo sepa tu te fijaste en ella ¿verdad? Que pasa ¿ella no se puede fijar en ti solo porque tú lo digas?
- ¡No! ¡Simplemente porque una chica como Priscilla jamás miraría como algo mas a un chico como yo! – La voz de Ryan sonaba muy tensa y eso me hizo ponerme nerviosa.-
- ¡Venga ya Ryan! No me digas eso que suena a telenovela. Priscilla se puede fijar en ti como se puede fijar cualquier chica y tú lo sabes solo que estás tan ciego que no te das cuenta ¡no te das cuenta que ella también te quiere por mucho que los dos os eludáis del tema! – Se hizo una pausa.-
- ¿De verdad lo piensas? – La voz de Ryan cambió por completo, se puso tímida y sensible.- ¿Crees que Priscilla se esta fijando en mi?
- Sí, sí lo creo. Lo que pasa es que eres un ciego y ella no se quiere dar cuenta. Siempre tuve buena intuición para estas cosas y tú lo sabes. Verás muchas cosas en ella que lo desvelarán y cuando estés seguro deberías decírselo, se lo merece.
- Deja que me lo piense, todo esto me provoca unas esperanzas que…- April le interrumpió.-
- Que deberías dejar crecer porque son certeras. No seas mas tonto, piensa lo que te de la gana. La quieres y yo estoy segura de que ella también.
Al oír esas palabras me puse más nerviosa de lo normal. Así que la máquina que controlaba mis pulsaciones se aceleró y empezó a soñar mas alto de lo normal su “pi pi pi” avisando de que mis pulsaciones subían. Tenía que pensar rápido. Si se enteraban que estaba despierta y escuchando me daría mucha vergüenza y se podrían enfadar conmigo, con razón.
Todo lo que había oído aún no lo podía asimilar ¿De verdad April me conocía tan bien para saber que estaba enamorada de Ryan? ¿Ella aún estaba enamorada de Jason? ¿Y que sentía por Alex? ¿Ryan estaba enamorado de mí en serio? ¿Se había fijado en mí? Eran demasiadas cosas que alteraban mis pulsaciones y con ellas a la máquina. No podía responder a mis preguntas ahora y tampoco asimilarlas.
De repente noté como la mano cálida de Ryan me tocó la frente… ¿Se dieron cuenta? Seguro. Tenía que hacer algo…



Aquí esta el capitulo 22 como os prometí. A mi me encanta, ¡es mi favorito junto al 14! Me encanta jeje. Espero que lo disfrutéis que hasta me daba cosa subirlo por como es jajaja pero el 23 también me encanta (: Gracias por los 8 comentarios!!!! Sino es por vosotros yo no seguía con la historia. Gracias, espero que os guste.

Quería pediros un favor. Una amiga está escribiendo una historia que esta GENIAL pero no tiene muchos seguidores. No hace mucho que empezó con ella (va por el capitulo 2) y está pensando en dejarlo y no es justo por que esta muy bien. Si podeís pasaros y seguirla para que siga escribiendo os estaré infinitamente agradecida (: Esta es la dirección:
http://yoteamaresiempre.blogspot.com

Depende de como ese el blog con comentarios etc tardaré mas o menos en subir el 23, todo depende porque con el buen tiempo no hay mucho movimiento en el blog y tampoco puedo subir un capitulo mientras mas de la mitad de la gente no lo lee :S Pasadlo bien y espero que os guste este capitulo como siempre. Muchísimas gracias por todo :D
Besoos!!!!
Priscilla (:

martes, 18 de agosto de 2009

Capitulo 21: Jason

Ryan se había calmado pero seguía en la puerta de la habitación. Yo le seguía sonriendo, no quería que estuviera mal pero ¿Por qué iba a estar mal? Yo no entendía nada, Ryan se comportaba raro cuando yo estaba cerca de Jason y no lo entendía ¿Por qué? Acaso tenía razón Jason ¿estaba celoso? Pero aun que fuera eso ¿de que podía estar celoso? Todo esto era absurdo, muy absurdo.
Mi abuela se acerco a la cama donde estaba tumbada y al lado estaba sentado Jason.
- ¿Cómo estás? – Me preguntó mi abuela.-
- Bien, gracias abuela. – le contesté algo seca.-
- Gracias Jason por quedarte con ella ¿te parece si vamos a llamar a tu casa para preguntar lo de esta noche? – Le sugirió mi abuela.-
- Claro. No fue nada quedarme con ella, es un placer.
Entonces Jason se fue con mi abuela a llamar a casa de Jason y preguntar si podía quedarse un poco mas tarde conmigo para hablar de lo de Moly. Mi abuela iba con él para decir que después la llevaba ella y por si surgía algún problema. A pesar de que somos mayorcitos mi abuela siempre hacía lo mismo y contra las ideas de mi abuela no hay quien luche.
Mientras ellos cruzaban la puerta donde Ryan estaba aún plantado. Yo miraba a April que se acerco a mi y se sentó donde estaba Jason.
Mi abuela paso por la puerta y Ryan se aparto hacia el pasillo. Jason también paso y despareció por el pasillo con mi abuela. Ryan se quedó unos minutos en la puerta.
- Ry ¿estás bien? Te noto triste. – Le dije intentando poner una sonrisa en mi boca y ponerla en la suya.-
- Si, solo algo aturdido. Pris ¿te puedo hacer una pregunta? - ¿No se daba cuenta de que April estaba con nosotros? Pensé unos segundos la respuesta ya que esperaba que no fuera muy personal. Me daba algo de rabia que se olvidara que de April estaba allí porque quizás se sentía incómoda. Aun que se le veía relajada, sentada a mi lado y mirando como conversábamos con su habitual sonrisa pacifica.
- Si la se responder, claro que puedes. – Le contesté.-
- Seguro que la sabes responder. Es algo personal y no me incumbe nada pero me gustaría saber que estabas haciendo abrazada a Jason cuando llegamos.
Al oír lo que decía Ryan me entró un escalofrío por el cuerpo. No entendía mi reacción ya que no tenía nada que ocultar, solo le estaba abrazando como consuelo ¿Qué tenía eso de malo? Pero a pesar de saber la respuesta no podía evitar sentirme culpable, como si hiciera algo malo. Me sentía culpable porque era yo la que causaba ese sufrimiento y tristeza en Ryan y él no se lo merecía. Seguía sin entender porque sufría por mi culpa pero la respuesta no la podía alargar más tiempo. Estaba pensando demasiado y Ry se merecía la contestación.
- Está bastante mal, lo acaba de dejar con Cassandra y se le ve que la quería mucho. El tiempo que estuvisteis fuera me estuvo hablando como se enamoró de ella y esas cosas. Fue muy bonito pero Cassandra es mala con ganas y no hizo más que hacerle daño. Como lo veía muy hundido decidí darle un abrazo. Creo que ese es el mejor remedio, ver que tienes gente que te apoya en tus momentos duros ¿no? – Me costó mucho acabar, el rostro de Ryan se endureció por momentos y eso me ponía nerviosa.-
Tardó bastante en contestar. Se acercó hacía mi cama donde al lado estaba April sentada. Me alivió pensar que ya había dejado de estar plantado en la puerta pero su rostro estaba tenso y eso me ponía más nerviosa. Se sentó en la esquina de la cama y me miró fijamente. Cuando mi mirada se junto con la suya, su rostro volvió a ser el del tierno Ryan que conocía, el angelical que tanto me gustaba.
- Pris a mi no me tendría que importar pero es así, me importa. A mayores de que a mi Jason no me caiga bien quiero que sepas que no es bueno que te acerques mucho a él. No digo que no te hablara con sinceridad pero es bastante calculador como Cassandra y cuando quiere algo lo consigue siempre. Tiene su parte de buen chico, no te digo que no, pero también es muy posesivo y eso es lo que no me gusta. Pensaras que estoy celoso o algo así pero a April le pasó y no quiero que tú también lo pasas. Ese es el punto negativo de Jason, es demasiado caprichoso con las cosas que tiene. Y ojala me equivoque, pero no le creas todo lo que te dice. Creo que con lo de Moly será legal pero ya no digo lo mismo en asuntos personales ¿Entiendes?
No podía contestar. No creía lo que estaba diciendo Ryan. Puede que Jason sea caprichoso en alguna ocasión ¿y quien no? Pero no creo que estuviera jugando conmigo, además ¿jugando a que? Todo esto era de película, era una bobada. Jason no me atraía, creía. Pero nunca podría decir que Ryan mentía cuando me miraba con ese rostro, se le veía tan sincero que me hizo reflexionar y pensar que voy a estar un poco mas cautelosa con Jason, solo por prevención. Lo trataré como trato a Alex o a cualquier chico que me caiga bien. Así Ryan estará mas tranquilo, Jason no se ofenderá por nada ya que lo trato como un chico mas y yo estaré mejor ya que es la mejor manera de tratar a una persona: tratarla como a todas. Lo que pasaba es que el abrazo que yo le di también se lo hubiera dado a cualquier otro chico en su situación así que no me arrepentía.
En ese momento me di cuenta de lo que había dicho, lo mas importante. Era imbécil, le había prestado más atención a la bobada de Jason y había pasado por alto lo de April ¿Qué quiso decir Ryan con “pero a April ya le pasó y no quiero que tú también lo pases”? ¿Qué pasó April?
Mis pensamientos fueron interrumpidos una vez mas por la mirada de Ryan, se había encontrado con la mía. Sus ojos ardían, nunca vi los ojos tan bellos y claros de Ryan sumidos en fuego. Pero aún teniendo los ojos ardientes seguían siendo esos ojos angelicales y dulces. El fuego que se veía en ellos no ocultaba su ternura, algo que me llenó por completo.
- Ry yo lo trataré como un chico más. No puedo dejar de hablarle así como así, pero te prometo que andaré cautelosa si así te quedas mas tranquilo pero ya te digo que lo tratare como trato a Alex, por ejemplo. Lo que no entiendo es – miré a April que ahora estaba cabizbaja y pensativa.- ¿Qué te pasó con Jason, April?
April levantó la cabeza y me miró. Se le había apagado la sonrisa de golpe y estaba con el rostro perdido en sus pensamientos. Tardo unos segundos en contestar y cuando lo hizo tenía los ojos húmedos.
- Hablar de esto me cuesta, pero ya que Ryan sacó el tema no lo voy a eludir. Te mereces saberlo, eres mi gran amiga y si esto evita que por algún motivo te pase algo por el estilo estaré encantada de decirlo. – Hizo una pausa y respiró hondo. Yo estaba sorprendida y mi rostro lo demostraba. No sabía de qué estaba hablando. – Cuando Jason llegó al colegio yo me hice amiga de él. Me parecía un chico majo y agradable. Poco a poco me fui “enamorando” de él y se lo dije pero él me dejó claro que solo podíamos ser amigos y que el no tenía intención de salir con nadie. Por aquellos tiempos, Cassandra me trataba muy mal y no paraba de pisotearme. Hacía que yo fuera el motivo de risas del colegio. Ahora no, ahora le contesto y sabe que conmigo ya no se mete por que sino lleva pero antes era distinto. Yo lo pasaba muy mal con ese tema y siempre acababa en mi habitación llorando. Lo de Jason hacía que estuviera más animada. Tres días antes de que le hicieran capitán del equipo me dijo si quería salir con él, que ya descubrió que sentía lo mismo por mi. Mi respuesta fue obvia ¿no? Le dije que encantada. Fueron los tres días mas felices que recordaba desdé que Cassandra me humillaba. EL día que le hicieron capitán del equipo yo estaba en primera fila para verlo y animarlo. Estaba muy orgullosa y contenta, se lo merecía. Cuando acabó todo fui a junta de él y felicitarle por su título pero Cassandra se acercó justo cuando lo iba a abrazar. Le dijo si pensaba ser el capitán del equipo y estar con una pringada como yo. Él le dijo que no y allí mismo me dejó, humillada delante de todo el colegio. Se fue con Cassandra y desdé entonces empecé a odiar a Cassandra. Lo que saqué bueno fue que me hice amiga de los que ahora son nuestros amigos y dejé de ser humillada. Pero aun que ahora el tiempo curó mi herida, los primeros días fueron muy duros y sufrí tanto que casi dejo el colegio y todo. Te pido por favor que no le saques este tema, prefiero que siga en el olvido. Hazle caso a los consejos de Ryan, no lo hace por mal – April volvió a suspirar muy hondo.-
Yo me quedé helada ¿Ese era el Jason que tan bien me caía? No me lo podía creer… Jason no me había nombrado nada de que fuera amigo de April e incluso novio. Y eso que me dijo “estuve enamorado de Cassandra desdé el primer día”. Ahora entendía la preocupación de Ryan. April era mi amiga y él la hizo sufrir de muy malas maneras. Ahora mas que nunca iba a tomar en cuenta los consejos de Ryan. No iba a sacarle el tema porque April me lo pidió pero sí que iba a estar mucho más cautelosa y ya no será como tratar con Alex, será mas frío. No podía evitar sentir rabia por que hiciera sufrir a mi amiga y con tanta maldad.
- No te preocupes April. – Me incorporé y le cogí su mano entre las mías.- No voy a decir nada. Pero si le haré caso a vuestros consejos. Que maldad rebosa en la gente. Lo importante es que tú estés ya bien y feliz. Lo pasado, pasado está.- Le sonreí y ella recobró la sonrisa.-
En ese momento entró el médico que me estaba atendiendo con una jeringuilla y unos papeles.
- Buenas tardes de nuevos Priscillas ¿Cómo sigues? – me habló tranquilamente mientras se acercaba de la puerta a donde estaba sentada April-
- Bien, me siento muchísimo mejor, gracias. – Le contesté. La jeringuilla que llevaba me estaba poniendo nerviosa ¡odiaba las inyecciones!-
- Me alegro. Tu madre me dijo que vendría a la hora de dormir que ahora iba a vuestra casa a cambiarse y comer algo. Me dijo que te informara.- Me comentó.-
- Gracias. Que no se preocupe que estoy muchísimo mejor.
- Estupendo pero te tengo que poner esta pequeña dosis de sedantes, si se te pasa todo el efecto puede que te duela mas la pierna y la costilla que tienes mal. Además hace de medicina. Puede que te quedes aturdida o dormida, es normal. En una hora estarás mas despierta. – En ese momento me invadió el pánico. No quería más sedantes ni medicinas. Estaba cansada de ellas, ya me sentía bien y no necesitaba más. Oí como Ryan me acariciaba la pierna y me decía “tranquila” y sin darme cuenta sentí el pinchazo en i brazo izquierdo.-
No se si fue por el susto o el dolor pero exclame un “¡Ay!” y el médico me masajeo la zona al oírlo.
- Ya está. No te preocupes en nada estarás como te dije pero volverás en ti pronto. Volveré a la cena para decirte las pastillas que debes tomar para que pases sin dolor la noche. – Y me volvió a invadir el pánico al oír las palabras que formulaba el médico.-
- No hace falta. Creo que pasaré bien la noche.- Le dije intentado evitar la medicación que tan poco me gustaba.-
- Por si acaso de la daremos. No te preocupes, si todo va bien mañana con las pruebas y pasas bien la noche ya no tendrás que tomar nada más que las típicas de una semana para que se te cure bien. Ahora descansa, recuerda que no es bueno que te alteres con la medicación.
Sentí un hormigueo por las piernas y me empezaba a notar cansada. Vi como el médico se iba por la sala despidiéndose pero casi no lo oí porque lo dijo muy bajo dándose cuenta que los sedantes estaban haciendo su efecto. Empecé a cerrar los ojos con lentitud. No había nada que pudiera hacer para no dormirme, estaba pesada a causa de los sedantes.
- No te preocupes, no nos moveremos de aquí. Solo será como mucho una hora, lo dijo el médico. – Era la suave voz de Ryan que me cogió la mano y me la acariciaba. Me relajaba mucho tenerlo ahí, conmigo. Sentí como April se movía en la silla cambiando de postura y miraba hacia mí con dulzura.
- ¿Qué hora es? – Le preguntaba April a Ryan.-
- Las cinco y diez. – Le contestó él.-
En ese momento sentí como la conversación que tenían dio un giro inesperado. Prefería no estar escuchando lo que oía. Ellos pensaban que estaba totalmente dormida pero yo, a pesar de tener los ojos cerrados y aspecto de esta metida en un sueño profundo, estaba muy atenta a lo que ocurría a mí alrededor por que no me gustaba dormirme delante de la gente. Hablaban como si yo no estuviera así y la conversación era…


Aquí teneís el capitulo 21 como os prometí. Muchísimas gracias por los 7 comentarios, es mi propio record :D Gracias!!! Espero que el capitulo 21 os guste y pueda ser mi regalo de agradecimiento por los 7 comentarios ^^
A mi, personalmente, me gusta mucho pero al leerlo con el 20 y 22.
Siento dejar el final asi con lo de " la conversación era..." pero soy mala y os quiero dejar con la intriga jajaja ;). Solo os adelanto que el capitulo 14 y el 22 son mis favoritos hasta ahora. Y el 22 desvela mucho secretos. Ya esta escrito y revisado así que si tengo mas de 6 comentarios antes de irme a cenar (luego no creo que pueda estar) subiré el 22 ^^. Sino pueden ser los comentarios no pasa nada, si mañana tengo movimiento parecido al de hoy pues lo subiré mañana (: Que ganitas tengo de que lo leais jeje :D
A las fans de Alex quiero deciros que estéis tranquilas. Ahora no apareció mucho pero a partir mas o menos del cap 23 en adelante estará muy presente.
A las que le gusta Jason, lo siento por que sea así ahora, pero no os desanimeis que la historia sigue y queda mucho por saber ;)
A las que os gusta Ryan os digo que en este capitulo y en el 22 estrá MUY presente (:
Espero que os guste :)
Besos!
Priscilla (: