BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS »

miércoles, 22 de julio de 2009

Capitulo 4: La vergüenza del vecindario..

Cassandra, Bitany y Charlotte me llevaron a un parque, o eso parecía. Era como una plaza para patinar y al lado había una cancha de baloncesto. Luego una zona con césped y algunos árboles. También había unos bancos donde sentarse y al lado una zona que parecía para hacer comidas al aire libre.
Allí estaba mucha gente, yo diría que parte del complejo de vecinos. Pero el día también acompañaba. Me marché de Verona con el cielo lleno de nubes que parecían amenazar con lluvia y llegué aquí con un cielo totalmente azul y con un sol que cegaba los ojos. Supongo que eso ayudaba a salir a pasear por este sitio tan bonito. Porque si, no lo podía negar, ese jardín lleno de vida, con las pistas para hacer deporte, sitios para pasar con la familia etc. era bonito. Que este triste por dejar Verona no significa que pueda negar lo que es obvio: mi nueva casa, el ambiente, el jardín comunitario… ¡Era precioso! No estaba acostumbrada a ver todo eso en Verona así que esto era algo nuevo pero que de verdad me gusta.
Poco me pudo durar el observar aquel sitio y olvidarme de los problemas porque Cassandra empezó a hablarme:
- Este es la zona donde solemos venir a pasar el rato libre los vecinos. – Empezó a hablarme con una mano alzada y señalando todo el alrededor que teníamos allí para ver. Mientras Britany y Charlotte estaban detrás de ella cuchicheando. Pero Cassandra continuó – Aquí es donde nos solemos sentar después de las clases a comentar todo el día y planear lo que podíamos hacer después. –Estaba señalando un banco cerca de la cancha de baloncesto- ¡Mira Prisci tienes suerte que podré presentarte al chico mas guapo de toda la urbanización y además mi novio! – Odiaba que me llamarán “Prisci” me sonaba cursi y ridículo pero preferí no decir nada porque era experta en meter la pata y no quería que el primer día ya me cogieran manías… Pero pronto cambió mi pensamiento al ver que un chico, alto, con el pelo en melenita y rubio, de ojos azules rasgados y cuerpo de deportista de acercaba hasta nosotras.
- Hola princesa – Le dijo el chico que parecía ser el “famoso” novio de Cassandra-
- ¡Hola cariño! – Le dijo ella entusiasmada y dándole un sorprendente beso en toda la boca al que aparto un poco por vergüenza, supongo, y la agarró por la cintura.
- Buenas chicas ¿Cómo estáis? – Dijo el novio de Cassandra a Britany y Charlotte que se les veía medias coloradas.
- ¡Hola Jas! – Le respondió Charlotte con una sonrisa-
- Hello Jason ¿Qué tal historia? – Le siguió Britany-
- Muy bien, he sacado un 6 y es lo suficiente para mi media. – Le respondió el alegre-
- ¡Oh cariño cuanto me alegro! – Le dijo Cassandra con otro explosivo beso-
- ¡Felicidades! – Le respondió Britany cortando el beso de Cassandra-
- El que la sigue la consigue – Le dijo Charlotte con un guiño de ojos-
- ¡Se me fue la cabeza por completo! – exclamó Cassandra dirigiéndome una mirada mientras yo volvía en mi misma después de ver aquella “explosiva” escena- No te presente a mi novio, ¡perdóname Prisci!
- Hola… - Dijo el chico mirándome con unos ojos extrañados-
- Cariño esta es Priscilla la hijastra de Michael. Acaba de llegar de Verona junto a su madre, Elisabetta y su abuela Caterina. Su casa está dos antes que la mía. – Me presentó Cassandra sin dejarme decir nada y ya largando toda mi vida como si me conociera de siempre y lo que mas me jorobó es que me llamara “hijastra” pero bueno… Aún me quedaba paciencia aunque mi pronto no tiene mucho de eso tenía que hacer un esfuerzo. Como había unos segundos de silencio mientras el novio de Cassandra me observaba con cara de extrañeza y yo respiraba profundamente para no matar a esta “persona” que habló de mí.
- Hola, me llamo Priscilla Liscolle – que tontería decirlo, si lo acababa de largar su queridísima novia… pero tenía que romper el incomodo silencio. –
- Encantado, soy Jason Sharner el novio de Cassandra y amigo de Britany y Charlotte.- Me miro y me dirigió una sonrisa amable pero a la vez forzada.
- Bueno así mucho mejor que te vas familiarizando. – rió Cassandra-
- Esto yo… Me tengo que ir. Nala, mi perra, seguramente tenga hambre y es muy chiquitina para dejarla tanto tiempo expuesta al sol y mi madre no sabe donde estoy y quizás se preocupe…
- Oh claro, vete tendrás cosas que hacer – Dijo Britany con el típico tono que intentaba evitar las ganas de decir que me largara ya que no me soportaba-
- No, no, no. – Dijo Cassandra- Dame a la perra que le daré agua de la fuente para que beba y te dejo mi móvil para que llames a tu madre pero necesito enseñarte lo mas importante y me parece súper mal que Britany diga esto cuando aún no te enseñamos con que te vas a encontrar en el colegio. La asquerosidad del vecindario por decirlo de alguna manera… - cogió a Nala con bastante mala maña y la llevó a la fuente mientras me daba su teléfono. La verdad no pensaba llamar a mi madre, no creo que estuviera preocupada. Solo era una excusa para librarme de ellas. No era el tipo de gente con la que me gustaba estar. Yo no soy una chica nada pija, al contrario, soy hippie y extravagante y yo en ese “grupito” jamás seria bien aceptada ni por su parte ni por la mía. Pero es verdad que se portaron muy bien conmigo y no podía decirle que para mi son así porque sería una grosería incluso para mi, así que no me queda otra que aguantar un rato a ver eso tan “importante” que me tenían que mostrar…
- ¿No vas a llamar? – Pregunto Charlotte extrañada.-
- No da igual. Ahora que lo pienso mi madre se fue con mi abuela y Michael al supermercado para comprar algo para la cena. No creo que estén en casa y así no me echarán de menos.
- Ah pues perfecto porque te tenemos que enseñar algo very important - Dijo Cassandra devolviéndome a Nala a la que yo acaricié con cariño porque se le veía asustada…-¿Verdad niñas?
- Siiiii vas a ver a la locura y deshonra del vecindario – Me dijo Charlotte con una mueca de superioridad-
- Mira este es – Me señaló Cassandra una zona del jardín. Ahí había 3 niñas y 2 chicos. Las chicas estaban riéndose muy divertidas y los chicos estaban intentando ponerse encima de un balón de pié a ver cuanto aguantan ¡Parecía muy divertido! Tenía pinta de que ellos eran mas como yo. De otro concepto de diversión distinto al de Cassandra y cía. Ellos parecían muy de mi estilo. Pero de repente caí en la cuenta de que Cassandra hablaba de que ellos eran la deshonra del barrio así que no entendía nada…-
- Como siempre tan infantiles – Dijo la misma Cassandra con aires de superioridad- No tenéis otra cosa que hacer que jugar a esos estúpidos juegos y no sois mas que una panda de niños.-
- Lárgate de aquí Cassandrita que si tan madurita eres no se te pierde nada aquí. No sabía que madurar era andar con tacones y liándose con los primeros que encuentres. – Le dijo una chica alta, morena, de pelo largo ondulado y negro, tenia rasgos como mexicanos y una cara de niña que alegraba a cualquiera.-
- Cuidado con lo que dices Martina porque esto puede llegar a acabar mal. Que mala es la envidia… - Le dijo Cassandra a la chica morena-
- Martina cállate no digas eso a Cassandra y mucho menos delante de mi – Le dijo Jason a la dichosa chica-
- Cariño no gaste saliva con esta gente – Le contestó su novia-
- Oh no cariño no la gastes guárdala para mi – le respondió la chica mientras todos reían –
- Cállate imbecil que te mueres de envidia – Le dijo Cassandra amenazante-
- Envida tuya ¡Ni muerta! Lárgate de aquí ya si no quieres acabar mal – Le respondió la chica levantándose del banco y haciéndole frente- No paras de provocar déjanos en paz y vete con tus perritos falderos a otra parte-
- Oye bonita… - Le contestó Britany pero no pudo continuar porque Jason interrumpió-
- ¡Basta ya! – dijo él- Vamonos de aquí que no se ni que hacemos mezclándonos para peleas.
- Si veámonos, pero antes – siguió Cassandra- Prisci ellos son la deshonra del vecindario, como pudiste comprobar ahora, se lo ganaron a pulso.
A mi la verdad no me parecían mala gente. Claro que no los conocía de nada. Tampoco a Cassandra & cía y mas los tenía que aguantar… La verdad fueron ellos los que los provocaron por enseñarme lo que según ellos eran la escoria del vecindario…
- Hola soy Priscilla Liscolle, vengo de Verona para estudiar aquí. Mi madre está con Michael Smith, ella se llama Elisabetta y me trajo aquí junto a mi abuela, Caterina y esta es mi perrita Nala. Mucho gusto. – Les sonreí y esque la verdad me salió del alma porque sin duda me habían causado mejor impresión que Cassandra & Cía… Y por una vez me pude presentar yo sin que ella interrumpiera.
- Mucho gusto Priscilla. Yo soy April – Me habló una chica alta, de pelo largo y negro con algunas ondas. Tenia la piel clara y una sonrisa en su cara que me alivió después de esos momentos de tensión.- Ella es Martina – señaló a la chica que había discutido con Cassandra.
- Hola Priscilla, bienvenida. Ya veo que conoces a “lo mejor del vecindario” – dijo entre risas mientras el otro bando hacia burla- Vivo casi en frente de tu nueva casa. No veo que seas como esta gente que tienes detrás así que mientras no vea lo contrario, para cualquier cosa aquí me tienes. – Me dijo Martina muy amable y con una sonrisa-
-Venga Prisci no te molestes en conocer esta gente – Me dijo Cassandra-
- Cassandra me gustaría que no me llamaras Prisci, no me gusta. Soy Priscilla o como mucho Pris pero ese diminutivo no es de mi agrado –Note su desagrado y las risas de Martina y amigos- Y no me molesta en absoluto conocer esta gente, me gusta hacer nueva amistades. Si estas mal puedes irte yo sabré ir a mi casa. Muchas gracias, muy amable. – Lo intenté decir lo mejor posible para que no se me notara mi descontento hacia ella.-
- Como te de la gana. Pero no te juntes con esta gente porque sino tú y yo no podremos ser mas amigas. Pero bueno, nos vemos mañana en clase. – Se fue seguida de Jason, Charlotte y Britany-
- Muy bien, yo tampoco la soporto jajaja – Dijo una voz masculina que me sonreía. Era un chico alto, rubio, de ojos verdes y un cuerpo de gran deportista. Tenia una cara y una sonrisa angelical, de las que te dejan perplejo.- Perdona que yo aún no me presenté. Me llamo Ryan soy amigo de April y Martina y también me cae muy mal Cassandra y demás.
- Encantada de conocerte – dije con una sonrisa amplia porque así lo sentía-
- Yo soy Booke, no soy anti-Cassandra pero no es mi prototipo de amiga. – Me contó una chica que parecía mas pija que las demás. Alta, rubia y de cuerpo esbelto. Muy guapa y con elegancia pero era bastante agradable.
- Y yo soy Alex y sí me considero un gran anti- Cassandra- Dijo un chico alto, moreno de piel, moreno de pelo, con ojos negros rasgados y cuerpo bastante fuerte, tenía un tono de voz simpático-
- Encantada de conoceros a todos. Pero ahora me tengo que ir. Mi madre esta a punto de llegar y si no me encuentra puede que se preocupe. Y Nala, mi perrita, está sin comer nada en todo el rato y no quiero que se ponga mala. – Dije con amabilidad-
- Claro que si. Ya sabes, si quieres cualquier cosas y te quieres alejar de Cassandrita aquí nos tienes. Hasta mañana en el colegio.
Llegué a casa todo el tiempo pensando en la nueva gente que conocí. April y sus amigos eran los que mejor me caían y quizás los que podrían ser mis nuevos amigos en Nueva York. Pero pronto todo se esfumó y me invadió el nerviosismo de mañana, mi primer día de clase y aún encima con ellas y empezadas. Tendría que ponerme al día de todo y siendo nueva… Que me deparará el día de mañana… Me dormí con ese pensamiento y con mi mano agarrada a la mantita que Nala tenía en el suelo al lado de su cama para dormir…

3 imaginaciones*:

Andrea dijo...

quien no se enamoraria de ryan? jejeje si esta como un tren por dios jejeje

Val* dijo...

Muy bien!
Me encanta, jeje, me gustaría que se enamorara de Alex, muahahaha
Bueno, sigue así y besos de la loca esa!(¿?)
Val*

Arya dijo...

Hola!!!
La historia está genial, m ncanta... xD
Sigue así y para arriba!!
Gracias por tus comentarios
Bss